El coordinador nacional de Oficinas Estatales de Atención a Migrantes (Conofam), José Martín Carmona Flores, solicitó a los diputados federales 1,500 millones de pesos (mdp) para el Fondo de Apoyo a Migrantes (FAM) para atender la movilidad de la población, el tránsito de caravanas y la política migratoria de Estados Unidos de cero tolerancia, la cual insiste en expulsar a más de dos millones de connacionales

En una reunión con la Coordinadora Nacional de Oficinas Estatales de Atención al Migrante, Flores pidió especial atención a la distribución del fondo, porque sólo considera como beneficiarios a los estados expulsores y olvidaron que el fenómeno migratorio tiene diversas vertientes.

Añadió que espera que este instrumento haga historia en esta Legislatura, porque la parte que le corresponde a los paisanos se ha cumplido, pues han enviado cerca de 30,000 millones de dólares en remesas, “pero de este total ni el uno por ciento se destina al FAM”.

La presidente de la Comisión de Asuntos Migratorios, Julieta Kristal Vences Valencia, sostuvo que esta instancia legislativa tiene la oportunidad de generar una nueva estrategia de política migratoria, no sólo de contención, ni basada en la seguridad nacional, sino que coloque en el centro a los derechos humanos.

La legisladora expresó que “con el cambio de gobierno se puede recomenzar y lograr que los migrantes connacionales sólo se alejen de sus regiones porque así lo quieran, y no a causa de la pobreza y falta de oportunidades”.

Mientras tanto, el diputado José Ricardo Delsol Estrada, pidió fijar una postura sobre migración, para que se deje de criminalizar a las caravanas, las cuales han demostrado la falta de atención que les tenemos. “Migrar es un derecho de vida; por ello, es necesario impulsar la creación de una ley sobre refugiados y asilo político”.