Los diputados federales no lograron destrabar de las comisiones de Justicia y Función Pública el dictamen de reformas a la Ley de Acceso a la Información Pública.

La no concreción de la aprobación de las modificaciones (avaladas por el Senado desde el año pasado) deja en la congeladora -al menos 45 días- dar mayores garantías al IFAI para que mantenga la definitividad a sus resoluciones; es decir, que las dependencias federales no puedan impugnarlas ante los tribunales.

Queda pendiente, además, otorgar mayor apertura en los fideicomisos públicos y de las operaciones bancarias o fiscales que involucren recursos públicos.

Para el IFAI, en la detención del dictamen influyó la resistencia de los sujetos obligados para abrirse a la transparencia y los legisladores se acomodan a ellas , pero también los diputados mostraron desconocimiento en la relevancia del asunto.

De acuerdo con las estadísticas del IFAI, en los últimos años ha crecido el interés entre la población por saber qué hace y en qué gasta el gobierno federal los recursos públicos. La cantidad de solicitudes de información creció en siete años, al pasar de 24,097 (en el 2003) a 120,228 (en el 2010).

En la Cámara de Diputados, específicamente en la Comisión de Función Pública, la percepción es que hay una actitud de complicidad entre las dependencias y los legisladores panistas para no abordar el tema y enviarlo a la congeladora el mayor tiempo posible, acusó Agustín Guerrero, integrante de dicha Comisión.

La Comisión de la Función Pública es una de las dos que debe analizar el dictamen (aprobado por la comisión de Gobernación) a la minuta enviada por el Senado de la República. En ella, el PAN representa 30.4%; es decir, segunda fuerza. La otra comisión es Justicia, ahí Acción Nacional representa 32.1 por ciento.

Para la comisionada presidenta del IFAI, Jacqueline Peschard, las resistencias de algunas dependencias de la administración pública federal empañaron la aprobación de las reformas, pues en el servicio público aún no se ha adoptado la transparencia como parte de sus actividades cotidianas.

CUATRO PENDIENTES

El rechazo a la aprobación de reformas deja en la congeladora dar mayores garantías al IFAI.

Garantizar que las resoluciones del IFAI sean definitivas e inatacables.

Apertura de fideicomisos públicos y operaciones bancarias que involucren recursos públicos.

Sanciones al servidor público que niegue o deforme información.

Protección de datos personales en el sector público.

[email protected]