El Congreso de la Unión, a través del grupo plural de senadores y diputados federales designado por la Comisión Permanente para atender a los representantes de policías federales inconformes con su transferencia a la Guardia Nacional, quienes acompañados de sus familiares se manifestaron en las afueras de la sede del Senado de la República, pedirá cuentas sobre el tema a Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

Luego de dos horas de reunión a puerta cerrada con los elementos policiacos Adrián López Zamora y Lover Martínez, y el abogado Enrique Carpizo, la senadora Claudia Anaya Mota (PRI) informó que el acuerdo fue que los legisladores se reunirán con Durazo “para ver cómo va el proceso de implementación de la Guardia Nacional y, en particular, las comunicaciones que se han tenido con la Policía Federal”.

El grupo de trabajo conformado por los senadores Alejandro Peña, de Morena; Víctor Fuentes y Xóchitl Gálvez, del PAN; Miguel Ángel Mancera, del PRD; Nancy De la Sierra, del PT, y las diputadas federales Pilar Lozano Mac Donald, de MC y María Rosete, del PES, asumió el compromiso de velar por el cumplimiento de la ley, comentó la priista.

“Este Senado de la República y Cámara de Diputados, el Congreso de la Unión aprobó un cuerpo nacional policial de carácter civil, y una Guardia Nacional de carácter civil. Es importante para nosotros clarificar este tema”, refirió.

Comentó que los inconformes externaron en el encuentro tres puntos principales: “Ellos piden el cese de amenazas y represiones en el proceso que están viviendo en estos momentos de su manifestación de inconformidad (...) Que quien se quede, quien decida migrar de Policía Federal a Guardia Nacional, se le respeten sus prestaciones laborales, su sueldo base, digamos, y accesorios, así como sus funciones”.

“También están pidiendo que para quienes no quieran migrar de Policía Federal a Guardia Nacional, quien quiera ya retirarse a otra actividad, se le dé su debida indemnización, nunca finiquito o una liquidación, su correspondiente indemnización”, dijo.

Se mantienen las protestas

Tras más de una semana de protestas y de la toma del centro de mando ubicado en la alcaldía de Iztapalapa, Ciudad de México, los policías federales disidentes decidieron trasladarse a la sede del Senado de la República para hacer escuchar sus demandas ante los legisladores.

Cabe recordar que el Centro de Mando de la Policía Federal fue tomado desde el pasado 3 de julio por los policías federales que se mantienen en paro debido a su inconformidad sobre la extinción de la institución y la entrada en funciones de la Guardia Nacional.

El abogado Carpizo informó que representa a cerca de 4,500 elementos inconformes, que “por escrito, con nombre, apellido y firma”, buscan una indemnización en el marco de la desaparición de la corporación policial.

“¿A cuánto asciende (la indemnización)? Eso depende del grado, depende de los años de antigüedad. No lo sabemos. Hay que hacer una suma. Por ejemplo, ellos (las autoridades) quieren dar una suma de 3,000 o 4,000 pesos a policías que llevan más de 15 o 20 años de servicios. ¿Ustedes creen que eso sea correcto?”, cuestionó.

No obstante, Carpizo reconoció que hay dos grupos al interior de la institución policial, aquellos inconformes y “los que defienden a la institución. Aquí estamos por los que están inconformes, no estamos por toda la Policía Federal (....) Entonces, ¿de dónde sacan que hay un acuerdo?”, concluyó.