La presidenta municipal electa de Guadalupe, Nuevo León, Cristina Díaz, acusó al Partido Acción Nacional (PAN) de pretender sobrepolitizar la elección al controvertir la decisión del Tribunal Electoral del Estado de Nuevo León (TEENL), que decidió retirarle el triunfo en ese municipio y otorgárselo al PRI, debido a una serie de irregularidades cometidas durante el proceso.

En entrevista dijo: “Lo que intentan nuestros adversarios políticos es sobrepolitizar la elección; pretenden, en un intento equivocado, polarizar a la sociedad y eso es lo que no se vale. No se vale crear una democracia artificial”.

De acuerdo con la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León, en Guadalupe, el candidato del PAN, Pedro Garza Treviño, obtuvo el triunfo con 83,318 votos, que representan 27.28% de la votación total y la abanderada del PRI, Cristina Díaz Salazar, quedó en segundo lugar con 78,526 sufragios que representan 25.71 por ciento.

Sin embargo, el 17 de agosto pasado, el TEENL revocó el triunfo del panista por considerar que hubo una serie de actos contrarios a la ley en el proceso.

La ahora presidenta municipal electa explicó que el PRI presentó pruebas de dolo y error en el escrutinio y cómputo de los votos derivado de inconsistencias determinantes en las actas de casilla, así como relacionadas con la indebida integración de las mesas de casilla.

Documenta  trampas

El PRI concretamente documentó votación recibida por personas no autorizadas, violaciones graves a normas establecidas para la recolección y traslado y resguardo de paquetes electorales que vulneran de manera irreparable la certeza de la votación recibida en determinadas casillas.

También presentó pruebas de votación recibida por casillas fuera de los plazos determinados por la ley sin causa justificada; de irregularidades presentadas durante la etapa de custodia y desarrollo de la sesión de cómputo que dañan principios electorales e indebido cómputo de casillas de las que no existe el paquete electoral.

Dijo que muchas de esas casillas, cuando los representantes del PRI solicitaron su apertura,  tenían más de 1,260 boletas cuando lo permitido por la ley es de hasta 750.

Además, se evidenció que muchas boletas depositadas en determinadas urnas no correspondían a la casilla en la que estuvieron instaladas sino a casillas que estuvieron instaladas hasta a 7 kilómetros de distancia.

Indicó que muchas actas firmadas por los representantes del PAN y del MC reportaban cero votación para el PRI, pero cuando se abrieron los paquetes y se hizo el recuento, se demostró que había más votos para el tricolor que para los demás partidos.

La también exsenadora de la República aseguró que el tricolor confía en la autoridad electoral.

“Estamos seguros de que la decisión que tomó el Tribunal Electoral del Estado de Nuevo León está basada en el análisis jurídico, no en una posición política ni partidista”, refirió.

También mencionó que “los priistas confían en las instituciones creadas a través de la ley y consideran que la vía legal y la vía pacífica son las instancias para poder resolver las diferencias que entre ciudadanos y partidos políticos”.

Destacó que el PRI manifestó su confianza en las autoridades electorales desde la primera instancia y ahora del TEPJF, donde se encuentra el asunto y a donde han acudido en calidad de terceros interesados para exponer las pruebas que sustentan que el triunfo del tricolor fue legal.

Preservar la legalidad de los procesos electorales es importante, porque se traduce en la confianza, porque cada proceso debe ser ordenado, legal y con la certidumbre de que cada voto emitido se respeta, enfatizó.

Es por ello que nosotros acudimos a la autoridad y con la ley en la mano pedimos que se resuelva cada una de las etapas. No le apostamos ni siquiera a la intimidación, no nos amedrentamos y nosotros defendemos con base en la ley lo que por derecho nos asiste, expuso la presidenta municipal electa.

Lo importante es que el ciudadano tenga la confianza del orden y de la legalidad de un proceso electoral y que quienes ganan en las urnas lo busquemos y por supuesto que la autoridad electoral dirima las diferencias a las que hoy tenemos los actores políticos, manifestó la política priista.