El clima de violencia que ha cobrado la vida de poco más de una centena de actores políticos desde que inició el proceso electoral provocó la condena de consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), quienes advirtieron de posibles riesgos y esperaron que las autoridades de procuración de justicia tomen cartas en el asunto.

El consejero Benito Nacif externó su preocupación por la situación de violencia y la forma en que podría afectar las elecciones, desde desalentar la participación ciudadana o el registro de incidentes aislados que lleguen a impactar.

“Estaremos atentos para cualquier tipo de intervención que el instituto tenga que hacer para solicitar la ayuda de las autoridades en materia de seguridad y que ellas brinden la protección que se requiere a las áreas donde pueda haber mayor incidencia de actos violentos”, señaló el consejero Nacif.

El también presidente de la Comisión Temporal de Debates no previó una desbandada de candidatos debido al actual clima de inseguridad.

Consultado por separado, el consejero Marco Antonio Baños expresó: “No calificaría al proceso electoral como el más violento de la historia. (Pero) es una característica que no estaba en las elecciones anteriores, hay que reconocer que ha sido lamentable que aparezcan en este proceso electoral, sobre todo porque ha hecho que pierdan la vida varios funcionarios públicos y candidatos”.

El consejero Baños descartó que las agresiones registradas en los últimos meses impacten en la participación ciudadana. En sus palabras, refirió que la historia ha demostrado lo contrario. Hizo mención de los homicidios del candidato presidencial por el PRI, Luis Donaldo Colosio, y del político José Francisco Ruiz Massieu, ambos en 1994.  Ese año, dijo, “tuvimos la participación más alta de la historia”.

Incluso, prosiguió Baños, en las elecciones intermedias en el 2015 se registraron también incidentes de violencia que impidieron el funcionamiento de las oficinas del INE y algunos órganos electorales, como en Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán; sin embargo “la gente salió a votar”, agregó.

Por casos como los expuestos, el consejero Marco Antonio Baños  se mostró optimista de que “estos lamentables asesinatos (...) no van a ser un óbice para que la jornada electoral sea concurrida y se desahogue en paz.

“Nos pone en una alerta porque una persona fallecida es un caso lamentable, pero el hecho de que vayan más de 100 —entre funcionarios públicos, precandidatos y candidatos— no ha detenido los trabajos de organización electoral ni la participación ciudadana en esas tareas”, sostuvo. Únicamente hay 17 casillas en análisis para integrar el número de funcionarios y garantizar el derecho a voto, agregó.

Aun con este escenario de agresiones, el INE aspira a una participación mayor de 70 por ciento.  Marco Antonio Baños informó que a la fecha suman 32 las solicitudes de protección para algún candidato.

Agregó que para la jornada comicial del 1 de julio existe un protocolo que se seguirá a través de las procuradurías federal y estatal así como de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), en caso de estallar algún incidente de violencia.

El funcionario electoral no detalló su contenido ni implementación “por motivos de seguridad”.

“Todos tenemos preocupación por organizar bien las elecciones”, dijo por su parte el consejero electoral, Jaime Rivera Velázquez, y expuso: “No quiero soslayar que sí hay actos de violencia que afectan a actores que tiene que ver con las elecciones (...) eso existe. No tenemos, como INE, evidencia, ni nos corresponde a nosotros investigar si esto tiene motivación electoral”.

[email protected]