México ha expresado su más enérgica condena a cualquier trato cruel o inhumano hacia migrantes, en especial hacia aquellos más vulnerables como niñas y niños, señaló el presidente Enrique Peña Nieto.

El mandatario aseguró que su gobierno ha trabajado desde el inicio de la administración para proteger a los connacionales en el exterior.

Luego de que la administración del presidente Donald Trump aplicara una política de cero tolerancia a los migrantes, lo que provocó que niños fueran separados de sus padres, Peña Nieto mencionó que giró instrucciones a la cancillería para que a través de la red consular en Estados Unidos continúe con estas acciones.

Durante la toma de protesta del nuevo Comité Ejecutivo y Consejo Directivo de la Concanaco-Servytur 2018-2019, el jefe del Ejecutivo federal explicó que además instruyó a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que brinde asistencia a los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador en el fortalecimiento de sus capacidades de protección ciudadana.

Reacción de la comisión permanente

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión condenó la política migratoria de la administración de Donald Trump y llamó al gobierno federal a retirarse de los esquemas de cooperación que mantiene con la Unión Americana.

“(Se) solicita al gobierno de la República retirarse de cualquier esquema de cooperación bilateral con los Estados Unidos en materia de migración, combate al terrorismo y lucha contra la delincuencia organizada transnacional, en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con el respeto que merecen las personas migrantes”, señaló el pronunciamiento del Congreso.

Lo anterior, luego de que, a través de la política migratoria “tolerancia cero”, menores fueron separados de sus familias y encerrados en jaulas en centros de detención, lo que generó una condena internacional al considerar la conducta como violatoria de los derechos humanos.

La Comisión Permanente del Congreso llamó también a los representantes de México ante organismos y parlamentos internacionales para que, en uso de los recursos diplomáticos, “impulsen medidas necesarias para detener la política de segregación”.

Acordaron además la creación de un grupo plural de legisladores para que a la brevedad se entreviste con sus pares estadounidenses.

En tribuna, diputados y senadores de todas las fuerzas políticas coincidieron en la condena a la política migratoria norteamericana y puntualizaron la necesidad de hacer respetar los derechos humanos de los migrantes y evitar colocarlos en situaciones de mayor vulnerabilidad.