Tras 20 años de permanecer en el pabellón de la muerte y luego de que la ejecución del mexicano se aplazara unas horas debido a una apelación de último minuto, Édgar Tamayo fue ejecutado la noche del miércoles 22 de enero, pese a la presión internacional sobre el estado de Texas, Estados Unidos, por la violación a su derecho de asistencia consular.

A unos minutos de las 6 de la tarde, tiempo inicial programado para someter a Tamayo a la inyección letal, los abogados del acusado de asesinar a un policía en 1994 presentaron una apelación, recurso que fue analizado durante unas tres horas por la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos y que fue rechazado pasadas las 9 de la noche y fue ejecutado a las 9:40.

El señor Tamayo será ejecutado esta noche, a pesar del hecho indiscutible de que su derecho a asistencia consular fue violado. Si hubiera tenido la ayuda del consulado mexicano en el momento del juicio, el señor Tamayo nunca hubiera sido sentenciado a muerte , afirmó su defensa legal en un comunicado.

El gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores lamentó la ejecución de Tamayo e hizo un llamado a las autoridades texanas a para que tomen acciones efectivas y evite que se ejecuten otras condenas en desacato del fallo Avena .

A través de un comunicado la Cancillería informó que a solicitud de la familia Tamayo, ayudará el proceso de traslado a México de los restos del ejecutado.

El proceso de Tamayo generó una ola de manifestaciones en contra de la pena capital que le dictaron, pues no recibió asistencia consular, derecho asentado en la Convención de Ginebra.

En el 2004, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en una sentencia conocida como Fallo Avena, consideró que EU está obligado a revisar y reconsiderar las sentencias de 51 mexicanos condenados a la pena capital sin haber sido notificados de su derecho a recibir asistencia consular.

Amnistía Internacional envió más de 21,000 firmas para intentar detener la ejecución del mexicano, pues esta organización internacional argumenta que Tamayo no tuvo acceso a un juicio justo.

Edgar Tamayo, de 47 años, fue detenido por asaltar un centro nocturno por un agente policial en Houston, Texas. Al ser trasladado, dio tres tiros al agente de seguridad esposado desde la parte trasera de la patrulla.

El caso Avena es conocido así por el primero de los 51 amparados por la CIJ, Carlos Avena Guillén, condenado a pena capital en 1982 en California por asesinato. Dos connacionales fueron ejecutados y restan 48 mexicanos en el pabellón de la muerte, casos en los que, de acuerdo con el Consejero Jurídico de la Cancillería mexicana, Max Diener, se están haciendo gestiones muy importantes , para evitar la pena capital.

La sentencia a pena capital más cercana, tras la de Tamayo, es la de Ramiro Hernández, cuya fecha está programada para el mes de abril en Texas. Diener expuso hace un par de días que el caso no está cerrado. (Con información de agencias)

[email protected]