Al declararse la constitucionalidad de la Guardia Nacional, el gobierno federal reconoció que ya no tendrá pretexto para no garantizar la seguridad pública.

“No vamos a tener ningún pretexto, no va a haber excusas, ahora con la Guardia Nacional vamos a tener más elementos, va a haber más presencia en el territorio para garantizar la paz”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En Palacio Nacional, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, hizo una exposición acerca de tres reformas: Guardia Nacional, extinción de dominio y delitos graves.

Indicó que para la Guardia Nacional se requerirán cuatro leyes secundarias. Para extinción de dominio se requerirán reformas a la Ley Federal de Extinción de Dominio y a la ley Federal para la Administración y Enajenación de Bienes del Sector Público.

En tanto, para delitos graves o prisión preventiva oficiosa en nueve delitos, se requerirá una reforma al Código Nacional de Procedimientos Penales.

De acuerdo con fuentes de la Presidencia de la República, las cuatro leyes secundarias de la Guardia Nacional se presentarán el miércoles de la próxima semana en el Senado.

El subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo, destacó que “si se logró en la reforma constitucional este apoyo tan grande, seguramente será de la misma manera en las reformas secundarias”.

Falta un diagnóstico integral

Durante una mesa de análisis con motivo de los 100 días de gobierno del presidente López Obrador, Alejandro Poiré, académico del Tecnológico de Monterrey y exsecretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, consideró que el tema de la inseguridad debe ser prioridad para el actual gobierno.

“No veo una estrategia integral, ya no digamos que cambie lo que se hizo antes de su gobierno sino que, de alguna forma, más allá de tener nuevos policías en una corporación, atienda las causas y sobre todo el fenómeno de impunidad y acceso a la justicia”, dijo.

Ante el cuestionamiento sobre si el nuevo gobierno entiende el problema de seguridad, el exfuncionario federal estableció que se debe tener una sensibilidad del impacto del problema “en parte porque si tú ves su diagnóstico, sigue enfocándose en las causas socioeconómicas, en la marginación y no en la delincuencia”.

Añadió que hoy el gobierno ve a la Guardia como la solución, “pero realmente tenemos que pensar, sí, pero debemos ver las causas socioeconómicas básicas, la marginación etcétera (...) pero después la política de prevención, los policías locales (...) la rehabilitación. Eso es una cosa integral que nadie está trabajando desde el gobierno”.