La fracción parlamentaria del PAN en el Congreso local recibió a penas el martes la notificación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de que fue revocada la designación de Alfredo Flores Ríos como consejero electoral del Instituto Electoral de Querétaro y aún está estudiando si votará de nuevo porque éste sea elegido para el cargo. El Tribunal revocó a Flores Ríos el miércoles de la semana anterior.

En entrevista, el diputado León Enrique Bolaño Mendoza consideró que la revocación del consejero es producto de los nulos acuerdos al interior de la Legislatura queretana, que se apresta a votar el próximo miércoles en sesión ordinaria y de nueva cuenta, la elección del consejero.

Todo esto es producto y consecuencia de no haber realizado los consensos y de haber conformado un instituto electoral viciado y parcial conformado de manera parcial por unos cuantos , manifestó.

Bolaño Mendoza acusó al grupo conocido como el G-15, que agrupa a los diputados del PRI y el PVEM, de haberse agandallado la elección de consejeros del IEQ.

A su vez, el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, el priista Hiram Rubio, expuso que su fracción votará de nueva cuenta a favor de Flores Ríos.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revocó la designación de Alfredo Flores Ríos como consejero electoral propietario del Instituto Electoral de Querétaro.

Así lo determinaron por mayoría de 5 votos a 1 los magistrados del Tribunal, tras decretar la inaplicación del artículo 78, in fine, de la Ley Orgánica del Poder Legislativo queretano, por considerarlo inconstitucional.

En el proyecto de sentencia, presentado por el magistrado Constancio Carrasco, se advierte que durante esa designación estuvieron presentes 25 diputados, y que eran necesarios 17 votos a favor para obtener la mayoría calificada requerida; sin embargo, sólo 15 votaron a favor y 10 se abstuvieron.