El PT en el Senado comenzó con las discusiones en torno a la reforma energética. Gonzalo Núñez, miembro del Colegio Nacional de Economistas, dijo que desde la reforma petrolera del 2008 se incrementó la transferencia de la renta petrolera a empresas extranjeras por la vía del contratismo .

Desde su perspectiva este fenómeno ahora se quiere ampliar y profundizar mediante la participación de la iniciativa privada .

En el foro La Política Energética para el Desarrollo Soberano de México argumentó que del año 2000 al 2012 se exportaron 7,000 millones de barriles de crudo.

Además, los ingresos de Pemex fueron de 1,048 miles de millones de dólares, de los cuáles se destinaron 458,000 millones de dólares a su operación y de ellos 176,000 millones, es decir, el 38%, se pagaron a empresas extranjeras , enfatizó.

Heberto Barrios, representante del Comité Nacional de Estudios de la Energía, se refirió al mito del subsidio a los combustibles (gasolinazos) .

El discurso oficial es una amenaza abierta a la población en el sentido de que si no hay privatización, los precios de los combustibles (gasolinazos) seguirán subiendo. En su lógica sólo con la inversión privada y extranjera se pueden reducir , expuso.

Esto es una falacia ya que supone que el Estado es per se ineficiente como productor, en tanto que los privados son eficientes, sin que esto haya sido probado. En los hechos el costo estimado de producción de Pemex es mucho menor, respecto de los precios del mercado internacional y nacional , dijo.

Mientras que el senador Manuel Bartlett consideró que una reforma en materia energética en los términos del Pacto por México sería una repetición de la que se aprobó en el 2008 para ampliar la participación de la iniciativa privada en Petróleos Mexicanos.

tania.rosas@eleconomista.mx