Los problemas de inseguridad, corrupción, impunidad y falta de Estado de Derecho derivados de la débil gobernanza inhiben el consumo, gasto e inversión en el país, señaló el Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) que coordina el investigador de la UNAM, Ignacio Martínez Cortés.

Destacó que actualmente la gobernanza se encuentra en 45%, y si esta tuviera un mejoramiento, podría incrementar 30% la producción empresarial, lo que elevaría la recaudación del IVA e ISR, fortaleciendo la Inversión Fija Bruta (IFB) y con ello se crearían más empleos, ventas y consumo, aumentando la recaudación fiscal.

“Por ende, el ataque frontal a la inseguridad y a la corrupción mejorará en 60% el entorno económico, impulsando a su vez en 40% el clima de los negocios cuyo impacto en el PIB sería de 16%”, detalló en su más reciente informe.

Dijo que, de acuerdo con la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas del Sector Privado, 53% del empresariado pensó que sus inversiones no son seguras, por lo que en la medida que ocurra un aumento de la confianza de los empresarios en proporción a la del consumidor, las expectativas de crecimiento favorecerán a México.

De acuerdo con las encuestas mensuales del Inegi, Lacen identificó que ambos índices de confianza han incrementado desigualmente, ya que la confianza del consumidor aumentó en julio 18.4% respecto a lo obtenido el mismo mes en el 2017 y aumentó 16.9% en comparación de junio del 2018.

De tal manera, Lacen establece “que si bien en ambos índices se ha dado un crecimiento, éste no ha sido proporcional, entendiendo que existe una tendencia por parte del empresario para ser cauteloso con la inversión que genera en el país y, a pesar de ello, el consumidor sigue una tendencia de gasto similar a la que se tendría en condiciones favorables de inversión por parte del sector empresarial”, sostuvo.