El líder del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, demandó al PAN y al gobierno del presidente Felipe Calderón no socavar la autoridad del gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, en la crisis de inseguridad y de los centros penitenciarios de ese estado.

En el Senado, el líder priísta pidió en particular al PAN que no utilice la crisis de seguridad en Monterrey, producto del enfrentamiento entre dos cárteles de la droga, para pedir la renuncia del Gobernador.

El también Senador dijo que el fenómeno delictivo requiere que las bandas del crimen organizado encuentren unidos a los tres poderes del Estado y a los tres órdenes de gobierno.

Me gustaría escuchar que el Presidente de la República y el Secretario de Gobernación expresen públicamente su respaldo al pueblo y al gobierno de Nuevo León, ante este grave problema por el que está atravesando.

Cuando hay un embate de la delincuencia organizada de esta magnitud, que se expresó como una de sus manifestaciones en las cárceles, es el peor momento para estar haciendo proselitismo , dijo.

JUNTOS Y REVUELTOS

El sistema penitenciario mexicano está colapsado porque no hay división de reos federales y locales, coincidieron en advertir Alfonso Navarrete Prida (PRI) y Alejandro Encinas Rodríguez (PRD).

No hay una división entre procesados y sentenciados; no hay una división entre reos de alta peligrosidad y de baja peligrosidad, e incluso a veces entre menores y mayores de edad. El sistema penitenciario está colapsado porque el modelo de procuración e impartición de justicia está colapsado , aseguró Navarrete, exprocurador del Edomex.

Para Alejandro Encinas, el gobierno federal no puede pretextar, como lo hizo a través de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública, falta de recursos.

Desde su óptica, la mezcla entre delincuentes vinculados a delitos federales, particularmente contra la salud, narcotráfico y secuestro, lleva a que se reproduzcan dentro del penal las mismas prácticas que se realizan en las calles.

politica@eleconomista.com.mx