Al reunirse con organizaciones de migrantes de Estados Unidos, el presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, lamentó la tibieza del gobierno federal para defender los derechos de connacionales en aquel país.

En un comunicado, el partido aseguró que Joaquín Coldwell llamó a consolidar una agenda para atender la seguridad de connacionales, legislaciones discriminatorias y discursos antimexicanos.

El líder del tricolor habló de los problemas que enfrentan migrantes de otras naciones a su paso por México.

Es sumamente preocupante -dijo- que se hayan multiplicado las violaciones de derechos. Es un tema que nos debe lastimar porque afecta a nuestros compatriotas y a nuestros hermanos latinoamericanos, agregó.

Se dijo preocupado por datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos respecto de que 10,000 migrantes son secuestrados por semestre.

El Senador también indicó: Creo que México debería tener una voz en el exterior, y mucho más fuerte en Estados Unidos, en los foros de defensa de los derechos humanos y en las cortes interamericanas .

mauricio.rubi@eleconomista.mx