Al PRI corresponde poner fin a la pesadilla de dolor, violencia, corrupción y pobreza de los últimos años, dijo Pedro Joaquín Coldwell ante la cúpula tricolor, en el festejo del 83 aniversario de este partido.

En un auditorio abarrotado, que lleva el nombre del fundador del PRI, Plutarco Elías Calles, el líder nacional -único orador del acto- dijo que no se quiere otro sexenio de muerte y de miedo , así como de estancamiento económico.

Acompañado del aspirante presidencial, Enrique Peña Nieto; de primeros cuadros del PRI -que buscan un espacio plurinominal en el Congreso-, gobernadores, líderes y legisladores estatales, así como de militantes, Coldwell dijo que no es extraño que el PRI se haya recuperado electoralmente, aun frente a alianzas opositoras.

En un discurso cargado de críticas a los gobiernos panistas, el líder del PRI habló de crisis por incapacidad , de incremento en la pobreza pese a los altos precios del petróleo, del desempleo que produce la economía informal, de la caída en inversión para la infraestructura, incluso del destino de cientos de millones de pesos para el monumento a la corrupción , en referencia a la Estela de Luz.

El también Senador dijo que el país navega sin rumbo y es hora de un cambio de estafeta . Dijo que los jóvenes asumirán el poder, tras asegurar que la Revolución también representó un cambio generacional.

Pedro Joaquín Coldwell hizo un espacio en el discurso para hablar de las inconformidades generadas por la repartición de espacios plurinominales en el Congreso, es decir, aquellos que de manera relativa tienen garantizado una curul o un escaño sin tener que hacer campaña, ya que son espacios otorgados al partido de acuerdo con la votación obtenida.

No fue tarea sencilla, reconoció, porque se han multiplicado las aspiraciones, sin embargo, no hay espacio para todos. Por último, pidió cerrar filas con el proyecto de su abanderado, el mexiquense Peña Nieto.

[email protected]