En el tema sindical, el priísta Enrique Peña Nieto en todo momento ha sostenido una postura de defender los derechos ganados por los trabajadores.

Un día antes de que se celebrara el Día del Trabajo y en pleno proceso de campañas electorales en este 2012, Peña Nieto declaró que el sindicalismo debía ajustarse y modernizarse al nuevo orden que vivía el mundo y el país. Sin embargo, aquel 30 de abril fijaría su posición de que se deben dejar a salvo los derechos que han ganado los propios trabajadores.

Creo que el sindicalismo es un logro de los propios trabajadores para hacer defensa de sus conquistas laborales y de sus derechos, y que tendrá que ajustarse y modernizarse al nuevo orden, al orden que vive el mundo y el país (...), pero dejando a salvo, me parece, esta conquista que han hecho los propios trabajadores , respondió el mexiquense en aquella ocasión; se vio acompañado más de una vez del recién reelecto líder de los petroleros, Carlos Romero Deschamps.

En la reciente gira por Europa, Peña Nieto fue cuestionado sobre la transparencia sindical, sólo habló del tema en general: Creo que la posición también ha sido clara en todo momento: nos hemos pronunciado por la transparencia sindical, pero ésta (debe ser) en alcance de la autonomía que tienen los sindicatos. Creo que deben de respetarse las conquistas laborales y, sobre todo, el respeto a su plena autonomía .

Además, Peña ha argumentado que es derecho de los agremiados definir las condiciones tanto de la elección de sus dirigentes, como de aquellos mecanismos para la rendición de cuentas.