El candidato del PRI, Partido Verde y Nueva Alianza a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, anunció que promoverá una reforma a la Constitución para eliminar el fuero del que gozan hoy los funcionarios públicos.

“Nadie con fuero. Todos iguales ante la ley y la ley por encima de todos”, arengó el simpatizante priista desde la explanada del Instituto Nacional Electoral (INE) frente a las ruidosas huestes del tricolor, pevemistas y neoaliancistas, tras solicitar su registro como abanderado presidencial.

En temas tan relevantes como el del fuero, dijo, no se debe esperar hasta después de la elección, por lo que “pediré a los legisladores de la coalición” presentar una iniciativa de reformas a la Constitución para eliminar “el fuero en todos los niveles”.

Convocó a hacer equipo con los trabajadores para “resolver los problemas que nos aquejan, sin arriesgar lo que ya tenemos”.

A los mexicanos que, reconoció, viven con miedo por la inseguridad, les prometió “recuperar la tranquilidad”; a quienes “están enojados por la corrupción”, encabezar un gobierno honesto, y a los que “están frustrados por la desigualdad”, construir un México de oportunidades.

Desde su óptica, el PRI de hoy “se transforma para refrendar su vocación ciudadana”.

“Asumo el carácter de candidato a la presidencia de la República con plena responsabilidad, con la convicción de que mi tarea es un México unido y que mi actuar tiene que estar fincado en los valores de las familias mexicanas”, dijo.

Durante el acto oficial de registro ante el INE, Lorenzo Córdova Vianello demandó de los gobiernos cumplir “con respeto, la obligación constitucional de mantener la imparcialidad política, tanto en su actuación como en el uso de los recursos a su cargo”.

“Deben ser respetuosos de su obligación de no intervenir en la contienda electoral”, estableció el consejero presidente del órgano electoral.

La creciente competitividad de los comicios, dijo, es síntoma de una democracia cada vez más fortalecida, lo cual implica que, en México, como en cualquier otro sistema democrático, no haya ganadores ni perdedores predeterminados. Los triunfos electorales —destacó— se obtienen en las urnas y los otorgan las y los votantes.

Córdova Vianello explicó que para la incorporación de los candidatos a la boleta es necesario que cada uno haya cumplido con lo dispuesto por la ley y la normatividad en materia de fiscalización, por tanto, habrá que esperar los dictámenes sobre los ingresos y gastos de las precampañas que la Comisión de Fiscalización presentará al Consejo General sobre quienes aspiran a la Presidencia de la República.

Por su parte, el consejero Benito Nacif detalló que, una vez recibida la solicitud de cada uno de los contendientes, la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos verificará que se cumplan con los requisitos establecidos, tanto en la Constitución como en la ley.

Así, abundó Nacif, el próximo 29 de marzo el Consejo General celebrará una sesión especial donde dictaminará y, en su caso, aprobará las distintas candidaturas a cargos de elección popular en el ámbito federal, incluidas las presidenciales.