Entre porras y gritos en apoyo a sus candidatos, los diputados federales cerraron su segundo año de la LXI Legislatura dejando, por lo menos, 45 dictámenes pendientes bajo la decisión de la Junta de Coordinación Política de poner fin a sus labores.

En la sesión de ayer aprobaron leyes y modificaciones en temas como lavado de dinero, protección a defensores de derechos humanos y exhortos para apresurar las investigaciones relacionadas al incendio de la guardería ABC.

Con 342 votos en favor, tres en contra y siete abstenciones, crear la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, con el fin de combatir a la delincuencia organizada y el lavado de dinero.

Asimismo, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad, con 338 votos, la expedición de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. En ella se establecen mecanismos de protección como evacuación, reubicación temporal, escoltas de cuerpos especializados y protección de inmuebles.

Con 285 votos en favor, siete en contra y tres abstenciones, la minuta que expide la Ley de Economía Social y Solidaria, Reglamentaria del Séptimo Párrafo del Artículo 25 constitucional.

El pleno de la Cámara también estableció la integración de la Mesa Directiva para el periodo del 1 de mayo al 31 de agosto del 2012 del tercer año de ejercicio de la LXI Legislatura, la cual será presidida por el diputado Óscar Martín Arce Paniagua (PAN).

Con banderines en apoyo a Josefina Vázquez Mota, gritos de aliento para Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Gabriel Quadri, los diputados pusieron fin a su periodo de labores para luego entonar el Himno Nacional.

ana.langner@eleconomista.mx