Los mexicanos deciden su voto cuando están en la mampara. Su sufragio es mayormente por el candidato, no por el partido, y un porcentaje mayor considera que las campañas tienen poca influencia en su decisión.

En la Encuesta y Estudio de Opinión después de la última elección presidencial en México (2006), elaborada por Rafael Abascal y Macías, retomada por el Instituto Federal Electoral (IFE) en su portal de Internet, se cuestionó a los ciudadanos ¿cuándo tomó, en qué momento, la decisión de por quién votar?:

39.8% dijo que en el último momento; 30.4% que en los dos o tres días previos a la elección; 28.5% dijo que desde varios meses antes, y 1.2% no respondió.

El análisis de la encuesta menciona: Son impresionantes estos resultados, ya que prácticamente 40% de los ciudadanos se decidió frente a las urnas y otro 30% lo hizo sólo dos o tres días previos, es decir, 70% de quienes sufragaron tomó la decisión cuando ya no había propaganda; sólo 18.5% había decidido desde meses previos a los comicios la orientación de su voto, que es el llamado voto duro .

El consejero Lorenzo Córdova consideró ayer que en la recta final de las campañas, los ciudadanos tendrán 13 días para allegarse información y tomar su decisión.

Todavía hay varios eventos que seguramente concitarán reflexión de los ciudadanos, faltan los cierres de campañas; creo que hay 13 días muy intensos para la reflexión, con actos que seguramente tendrán eventos que todavía pueden incidir en el sentido del voto, lo importante es que los ciudadanos tengamos mucha información para votar libremente , afirmó.

Otra de las preguntas de la encuesta fue ¿por quién votó usted, por el partido político o por el candidato?: 54.7% respondió que por el candidato (en el 2006); 39.9% por el partido; 4.3% por una mezcla de ambos, y 1.2% no respondió.

A la pregunta ¿qué tanto influyeron en usted, para decidir por quién votar, las campañas?: 39.7% dijo que poco o regular; 37.9% mucho o de forma determinante, y 22.4% nada.

Otro de los cuestionamientos de la encuesta de opinión fue para medir el comportamiento del voto de los partidos, ¿votó usted por el partido de su preferencia o por el mismo que sufragó en la última elección federal, o lo hizo por uno diferente?: 59% dijo que por el mismo partido; 38.6% por uno diferente, y 1.7% no supo qué responder.

En la encuesta se precisa que en la elección presidencial del 2006, 51.3% de los priístas simpatizantes mantuvo su voto y 48% cambió su decisión. Entre los perredistas, 78.5% votó por su partido y 21.5% cambió a otra opción. Entre los panistas, 89.9% sufragó por su partido y candidato presidencial, y sólo 10.1% viró a otra opción.

Finalmente, el sondeo también recogió la opinión respecto de la confianza del IFE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en aquella controvertida elección presidencial en la que el PRD argumentó fraude electoral. En ese sentido, la encuesta da 65% de confianza al IFE y de 69% para el tribunal electoral.

La encuesta se realizó por la empresa Prospecta Consulting a escala nacional, con 2,186 encuestas útiles y 46 miniestudios de opinión. De acuerdo con sus propios datos, tuvo un grado de validez de 97.5% y un error estándar de 2.5 +/-, del 15 al 18 de enero del 2007.

jmonroy@eleconomista.com.mx