El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) realizó un diagnóstico delincuencial de Chihuahua/C. Juárez en el que la Secretaría de Seguridad Pública no sale bien parada, pues en éste establece que la tercera estrategia federal de la dependencia que encabeza Genaro García Luna sigue siendo ineficaz, ineficiente e insuficiente.

El documento de 43 cuartillas con mapas criminales, datos y cifras de lo que ha ocurrido tras aplicar la estrategia Todos Somos Juárez, que El Economista tiene en su poder, estima en sus conclusiones: Las medidas implementadas para abatir la inseguridad no han disminuido la comisión de delitos de alto impacto, ejecuciones y agresiones hacia la figura de la autoridad .

Y aún más: Se están registrando eventos de mayor impacto, principalmente en Ciudad Juárez, como la utilización de coches- bomba para intimidar a la figura de la autoridad y población en general , sin omitir masacres masivas, decapitaciones, asesinatos de luchadores sociales y frenar vínculos del Cártel de Ciudad Juárez con Los Zetas-Beltrán Leyva, con que se hace frente al Cártel del Pacífico, el cual disputa la plaza.

El diagnóstico con fecha de febrero del 2011 expone: Chihuahua se constituye en uno de los principales puntos de tránsito de drogas hacia Estados Unidos y, en sentido inverso, de ingreso de armas, municiones y contrabando. A esta situación se suma el tráfico de indocumentados, los cuales en su mayoría provienen del sur del país y Centroamérica .

En cuanto a la zona centro del estado, donde se ubica la capital del estado y Valle de Juárez, se caracterizan por ser las principales zonas en disputa entre los grupos de la delincuencia organizada, por lo que ahí se suscitan las acciones más violentas hasta la fecha, lo que es determinante para que la sociedad haya perdido la confianza en las autoridades .

Más de 30,000 residentes de Ciudad Juárez han partido para establecer su residencia en El Paso (Estados Unidos), ante el elevado nivel de violencia que avanza desde el 2008 hasta la actualidad; lo más lamentable que el diagnóstico establece es lo siguiente: 65 negocios siguen operando, pero pagando la cuota de derecho de piso o de protección a los delincuentes .

Bajo el control del crimen

En el análisis se destaca que se tienen identificadas a 450 pandillas que forman parte de los ejércitos de Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy con La Línea, Joaquín El Chapo Guzmán con Gente Nueva y otras organizaciones como la familia Arreola, Los Tres de la Sierra, Los Sinaloa y la familia Fontes Lugo, pero no se ha capturado a nadie de alto nivel.

El documento especifica que tras la salida del Ejército Mexicano de la zona, El Viceroy y La Línea -su brazo armado- echaron mano de Los Aztecas para secuestro, cobro de cuotas y ajuste de cuentas, mientras El Chapo sumó a través de Gente Nueva a las bandas de Los Artistas Asesinos y Los Mexicles.

A las que se deben sumar Los Marcianos, Los Guerreros del Diablo, Los Dobles M, entre otros que operan para cometer masacres, limpieza interna, homicidios dolosos, secuestros, extorsión, tráfico de armas, robo de vehículos, lavado de dinero y venta de drogas al menudeo.

Las pandillas por número se asientan en las colonias: Felipe Ángeles (34), Centro (43), Bellavista (28), Infonavit Casas Grandes (39), El Granjero (51), Zaragoza (57), Lucio Blanco (35), Manuel Valdéz (18), Villas de Salvarcar (43), Hacienda de las Torres (33) y Parajes del Sur (23), las cuales no han sido desmanteladas o inhabilitadas.

Además de los 107 enfrentamientos entre sicarios de todas las organizaciones con las autoridades y militares, lo que mantiene el ritmo de por lo menos 10 muertos por día y ya rebasan los 7,000 ejecutados en el 2011, sólo en Juárez.

[email protected]