El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que algunos de los operadores que fueron contratados por la Secretaría de la Defensa Nacional para conducir las pipas de Pemex fueron despedidos debido a que, “no se portaron bien”.

En Palacio Nacional, el primer mandatario dijo que los choferes despedidos cometieron actos de indisciplina, no llegaban a tiempo o faltaban al trabajo. Indicó que fueron liquidados conforme a la ley, y él estuvo de acuerdo. López Obrador descartó que los choferes contratados vayan a ser sustituidos por militares.

Cabe destacar que un grupo de personas contratadas por choferes acudió a Palacio Nacional para acusar que fueron contratados y despedidos por la Sedena con apenas unos días de diferencia, además de que desconocían si eran trabajadores de esa dependencia, o de Pemex, además de que el salario no fue el prometido por el Primer Mandatario.

“La información que tengo es que no se portaron bien, —a veces no les gusta que yo use la palabra que no se han portado bien, pero es así— no se han portado bien y es: todos a portarnos mal o todos a portarnos bien.

“Ahora estamos en el tiempo de portarnos bien. Y no es conmigo, no es con el gobierno, sino a portarnos bien con la sociedad, con la nación, a ser buenos ciudadanos.

“(Los choferes despedidos cometieron) actos de indisciplina, no llegaban a tiempo, no cumplían, faltaban y otras cosas; no todos, por eso de acuerdo con la ley se les liquidó, porque no podemos permitir que haya irresponsabilidad, estoy hablando afortunadamente de un grupo muy pequeño. Ellos tienen todo su derecho de acudir a las instancias en busca de justicia, pero se trata de transporte de combustible, se trata de una actividad de riesgo.

“Recibí yo el informe ayer de la Secretaría de la Defensa donde me explican los motivos y estoy de acuerdo, porque si no, no vamos a cambiar las cosas, nos tenemos todos que portar bien.

“Y no es cierto que se vaya a sustituir por militares, es que el número de conductores, un grupo no cumplió con su responsabilidad y por eso fue que se tomó la decisión, de conformidad con ley, liquidarlos; pero si están inconformes y consideran que no fue justo, que acudan a las instancias correspondientes”, refirió.

El Presidente indicó que la Sedena contrató a más de 1,000 choferes para conducir las 600 pipas que adquirió su gobierno con el propósito de reducir la distribución de combustibles a través de ductos, esto con el fin de reducir el robo de hidrocarburos.

“Está funcionando muy bien el programa, muy bien manejado, operado, administrado por la Secretaría de la Defensa, es DN-III, para que no nos falte el combustible, ya no nos va a pasar lo que nos sucedió, de que nos quedamos sin abasto de gasolinas en la ciudad y en otros estados, porque ya tenemos estas más de 600 pipas, aunque haya sabotaje, que afortunadamente ya no hay, sigue habiendo las tomas clandestinas.

“La madrugada de hoy se encontró una toma clandestina en la delegación Miguel Hidalgo, imagínense aquí, pero ya ayer bajó a 4,000 barriles el robo, cuando eran 80,000 barriles diarios o en pipas se robaban 800 diarias y ayer fueron 40; sigue habiendo, pero ya es otra cosa.

“Y ya no hay el riesgo de que nos dejen sin gasolina, porque existe este plan que está funcionando muy bien”, comentó López Obrador.

[email protected]