En Chiapas 8 de cada 10 habitantes (76.4%) son pobres o pobres extremos, según la cifra actualizada hasta el 2018. Esta proporción es prácticamente igual a la que se registró hace 10 años, cuando la pobreza total afectaba a 77.0% de la población chiapaneca, lo que implica que durante un decenio las políticas públicas de desarrollo social no han tenido impacto significativo en el combate a la pobreza. 

Chiapas es la entidad que presenta mayor población en situación de pobreza extrema multidimensional y por ingresos. En Chiapas -contrario a la tendencia nacional- hay casi el mismo número de pobres moderados que de pobres extremos. 

Durante el 2018 se registró que 46.7% se encuentran en pobreza moderada y el 29.7% en pobreza extrema, de acuerdo con el anexo estadístico de la medición de la pobreza 2008-2018 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). 

Estas cifras dan un panorama más amplio de la pobreza en México, desde 2008 el Coneval comenzó a medir la pobreza de manera multidimensional, bajo el argumento de que considerar sólo los ingresos de una persona no es parámetro suficiente para declararla pobre o no pobre. Con la metodología multidimensional un pobre es la persona que tiene al menos una carencia social e ingresos por debajo de la línea de bienestar mientras que un pobre extremo es el que tiene tres o más carencias sociales e ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo. 

En el análisis exclusivo por ingresos, la pobreza se acentúa. Chiapas es el único de 32 estados en donde más de la mitad de sus habitantes no tiene un ingreso mensual que alcance para cubrir sus necesidades básicas alimentarias. 

Pobres con menos carencias 

Aunque el grado de pobreza en Chiapas permanece estático, los pobres presentan menos carencias en 2018 que hace 10 años. En lo que más se avanzó fue en el acceso a los servicios de salud pública, la diferencia es altamente significativa: mientras en 2008 había 51.1% de habitantes sin acceso a salud en 2018 la proporción se redujo a 17.6 por ciento. 

Otros avances importantes se presentaron en la vivienda de calidad y en la educación. En 2008 al menos 4 de cada 10 chiapanecos carecían de viviendas adecuadas, actualmente sólo 2 de cada 10. Por su parte, la proporción de habitantes con rezago educativo pasó de 4 de cada 10 a 3 de cada 10. 

Los que no son pobres son vulnerables

En Chiapas el 76.4% de los habitantes es pobre o pobre extremo. El 23.6% restante se divide entre los que son: 1) vulnerables porque tienen algunas carencias, 2) los que son vulnerables por ingresos bajos y 3) los que no son pobres y tampoco vulnerables. 

El 15.0% de los chiapanecos no es pobre pero sí es vulnerable a la pobreza porque no tiene servicios básicos o vivienda adecuada o alimentación, educación o seguridad social o servicios de salud. Y el 2.5% es vulnerable porque tiene ingresos inferiores a la línea del bienestar. 

Esta situación implica que sólo 6.1% de la población en Chiapas se encuentra alejada de la pobreza. Sólo 6 de cada 100 habitantes presentan ingresos suficientes para vivir de manera adecuada, con una casa en condiciones habitables, agua, luz, drenaje, alcantarillado, acceso a la salud, a la educación y un sistema de seguridad social que le permita tener una pensión en el futuro.