Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, debe pagar su sentencia en México, lugar donde cometió crímenes de lesa humanidad, expuso Edgardo Buscaglia, investigador de la Universidad de Columbia.

A la red criminal de Sinaloa hay que juzgarla y acusarla en México y no en EU. Aquí se tuvieron miles y miles de personas asesinadas por esta red criminal.

Aquí están los muertos, la gente traficada, aquí han sufrido los crímenes de lesa humanidad. Es aquí donde se tiene que juzgar. Se tiene que presionar para que este señor sea juzgado y sentenciado y su red de empresarios y políticos caigan como en los procesos italianos. Ese es el objetivo, no sólo la detención de este hombre , indicó.

Durante la presentación de su libro Vacíos de poder en México, el especialista en temas de narcotráfico dijo que la detención de El Chapo fue un acierto, pero lo que sigue es detener a todos los políticos que se encuentran en la nómina del Cártel de Sinaloa.

La historia de Italia y Colombia, previo a (Álvaro) Uribe, les va a dar una idea de lo que se viene en México si las cosas las hacen bien. Si comienzan a realizar minería de datos en los registros de la propiedad cientos de políticos van a surgir como socios de prestanombres de Joaquín Guzmán Loera, del Mayo, de Caro Quintero y muchos otros miembros del directorio de Sinaloa , manifestó.

Buscaglia recordó que con la anterior administración, encabezada por Felipe Calderón, había un sistema descentralizado a favor del Cártel de Sinaloa, que podía corromper las instituciones del Estado mexicano con mucha más facilidad que cárteles como Los Zetas y Los Caballeros Templarios. Porque el Cártel de Sinaloa es la red más tradicional, de sangre azul , que se originó desde hace muchos años.

El investigador confió que a partir de las líneas de investigación patrimonial que se realicen tras esta captura caigan las redes de protección política y económica de que ha gozado este cártel.

veró[email protected]