La Ruana, Michoacán. Unidos somos la fuerza para que nadie abuse de nosotros , corea el pueblo de La Ruana que hace un año se levantó en armas para combatir al crimen organizado.

El que fuera el centro de veneración a Nazario Moreno, principal capo y líder de Los Caballeros Templarios , quien los pobladores aseguran sigue vivo, pese a que el gobierno de Felipe Calderón lo dio por muerto, fue reinaugurado ayer, pero esta vez con un memorial de los autodefensas caídos en combate.

A las 8 de la mañana el elemento que domina la celebración es completamente religioso. Hay una misa a la que asisten Hipólito Mora y Estanislao Beltrán, fundador del movimiento y vocero de las autodefensas, respectivamente. José Manuel Mireles no figura, ya que según Estanislao se encuentra aún en recuperación.

El cura del poblado, José Luis, pide no tener miedo y expulsar a todos aquellos que realicen actividades criminales, aunque conmina a dejar atrás las venganzas y el odio. Religiosos y civiles armados conviven en una ceremonia en la que piden que aparezca la regidora María Mariscal Magaña, desaparecida hace meses.

Están reunidas unas 1,000 personas. Algunos portan sus rifles y armas de grueso calibre.

Comienzan el recorrido por todo el pueblo; niños con sus uniformes escolares llevan en la mano derecha globos blancos.

Nos sentimos más seguros, desde hace un año inició el movimiento y ahora ya estamos mejor , asegura una mujer que no deja de gritar consignas en favor de su líder Hipólito Mora.

Hipólito Mora reconoce que ha sufrido amenazas pero dice que ahora su pueblo ya no sufre extorsiones, violaciones, crímenes y delitos en general.

Estanislao Beltrán, vocero de las autodefensas, aseguró que serán limpiados los 113 municipios, de los cuales ya llevan 24.

En la plaza principal hay fiesta. Caballos danzantes, verbena popular, música de viento, comida. La mayor parte del pueblo se reúne para celebrar el aniversario del movimiento civil armado y la expulsión de los criminales de esa región de Tierra Caliente, que se ha caracterizado por padecer los efectos de la violencia y el crimen organizado.

Estanislao Beltrán reconoció que estados como Jalisco, Colima, Coahuila y Zacatecas les han pedido ayuda para levantarse en armas; sin embargo, dijo, primero tienen que limpiar completamente Michoacán y después seguir hacia otras entidades.

Afirmó que por lo menos se requiere un año más para expulsar de los 113 municipios a todos los criminales.

Sobre la depuración de los integrantes de las autodefensa, manifestó que cada pueblo es responsable de denunciar a quienes tienen una reputación cuestionable.

[email protected]