La organización Causa en Común documentó que de enero a noviembre de 2020 se han cometido en el país por lo menos 4,937 hechos de extrema violencia con 5,892 víctimas, lo que incluye un incremento en l violencia contra niñas, niños y adolescentes.

Al actualizar su estudio denominado “Galería del horror: atrocidades registradas en medios periodísticos”, Causa en Común mencionó que en noviembre se cometieron 40 asesinatos de niñas, niños y adolescentes, con lo que suman al menos 370 víctimas en lo que va de 2020.

Recordó que dos de esos casos fueron el de Héctor y Alan, dos niños de origen mazahua de 14 y 12 años respectivamente que fueron torturados, asesinados y descuartizados en la Ciudad de México.

Asimismo, en el Estado de México, un niño de 3 años de edad fue asesinado a balazos en un asalto a una familia que acababa de comprar un árbol de navidad.

En Sonora, una niña de año y medio fue asesinada a cuchilladas, presuntamente por su padrastro.

En tanto, Causa en Común registró 5,892 víctimas de enero a noviembre por hechos de violencia extrema.

Mencionó que algunas categorías que aumentaron sus registros fueron el asesinato de mujeres con crueldad extrema, que sumó 24 casos en todo el país durante noviembre, mientras que octubre se registraron 11 eventos de ese tipo. Aseveró que en noviembre también se presentó un aumento de asesinatos de actores políticos, que sumó 12 casos, contra cinco ocurridos en octubre.

Refirió que los estados con más víctimas de “atrocidades” registradas fueron:

  • Guanajuato con 958
  • Jalisco con 761
  • Chihuahua con 402
  • Michoacán con 399
  • Guerrero con 350

Los estados con el menor número de víctimas de atrocidades registradas fueron Aguascalientes (con 15), Nayarit (con 11), Campeche (con nueve), Baja California Sur (con seis) y Yucatán (con dos).

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, dijo que “es indignante que el Presidente siga negando que en el país ocurren masacres y que minimice las atrocidades que tienen lugar todos los días. Los gobiernos, el federal y locales, deben reconocer la gravísima crisis de inseguridad que vivimos, asumir su responsabilidad de enfrentarla, y respetar y atender a las víctimas”.             

La organización indicó que define como “atrocidad” el uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo; para provocar la muerte de un alto número de personas; para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg