El presidente Felipe Calderón reiteró a su homólogo Nicolas Sarkozy que la francesa Florence Cassez deberá permanecer en México para purgar su condena por secuestro.

Durante una reunión con Sarkozy, en el marco de la VI Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea, el Mandatario mexicano recordó las diferencias sustantivas entre los sistemas jurídicos de ambos países, las cuales no garantizan el cumplimiento de la pena en Francia, por lo que México no puede otorgar el consentimiento para que purgue su condena en su país.

En un comunicado, la Presidencia de la República detalla que Sarkozy refrendó su interés en que se aplique la Convención de Estrasburgo y Cassez sea trasladada a su país.

Ambos mandatarios coincidieron en que la defensa de Florence Cassez agote las instancias jurídicas a las que tiene derecho, incluyendo el Amparo Constitucional.

El presidente Calderón reiteró que el Poder Judicial mexicano tiene plena independencia y expresó que dará seguimiento al proceso.