La declaración de Antonio Peña Argüelles, presunto empresario tamaulipeco que rinde este martes en la Corte del Distrito Oeste de Texas, Estados Unidos, determinará el curso que tomará la investigación de la Drugs Enforcement Agency (DEA) contra el exgobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba y establecer si brindó o no protección a cárteles del Golfo y a Los Zetas en nuestro país.

Esto por lo expuesto por cuatro exsicarios que son testigos protegidos, sólo identificados como CS1, CS2, CS3 y CS4, quienes, de acuerdo con fuentes federales mexicanas, son de origen mexicano y capturados en Estados Unidos, por lo que decidieron acogerse a esa figura legal para disminuir las penas carcelarias a las que están sujetos, si la información resulta relevante.

La indagatoria estadounidense, empero, sólo tendrá impacto legal en el vecino país contra Yarrington Ruvalcaba, quien paradójicamente se encuentra residiendo en San Antonio, Texas, con su familia pero rebotará en México ante la existencia de una investigación en curso de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada contra el exmandatario mencionado y también contra Manuel Cavazos Lerma y Eugenio Hernández Flores, igualmente exgobernadores de esa entidad.

La audiencia judicial a la que será sometido Antonio Peña Argüelles se relaciona, no porque él haya involucrado al exgobernador Yarrington Ruvalcaba, sino de los cuatro testigos protegidos con que cuenta la DEA en una indagatoria, precisamente dirigida contra el supuesto empresario tamaulipeco, hermano de Alfonso Peña Argüelles, ejecutado en noviembre del año pasado.

Tomás Yarrington gobernó Tamaulipas de 1998 al 2005 y, según los testigos protegidos de la agencia antidrogas estadounidense, la relación con Antonio Peña Argüelles era la de emisario que le entregaba los pagos por la protección desde el 2004 en adelante, lo que saldrá a la luz el próximo 21 de febrero en la Corte Federal texana.

Hasta el momento, el exgobernador implicado en proteger actividades criminales del Cártel del Golfo, en tiempos que el capo era Osiel Cárdenas Guillén El Mata Amigos creo el llamado brazo armado: Los Zetas, con desertores de la Secretaría de la Defensa Nacional de un grupo de élite, identificados como Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales, no ha declarado nada en México.

Tomás Yarrington, según una publicación electrónica de Tamaulipas Animal Político, que lo entrevistó la semana pasada en San Antonio, Texas, negó las imputaciones y se dijo dispuesto a presentarse ante cualquier autoridad de México y Estados Unidos, y aceptó haber conocido a Alfonso Peña Argüelles durante una cacería en Laredo del venado cola blanca, pero nada más.

Por tanto, la audiencia en la Corte del Oeste de Texas permitirá declarar, dependiendo las declaraciones de Antonio Peña Argüelles, que tipo de implicaciones jurídico-legales podrían generar en nuestro país.

rtorres@eleconomista.com.mx