La Procuraduría General de la República (PGR) judicializará la carpeta de investigación sobre el caso Odebrecht antes de que acabe la actual administración, si se ha tardado fue porque la empresa pretendía reparar el daño bajo un mecanismo de entrega de más contratos para pagar y lo que se busca es inhabilitarla, informó Alberto Elías Beltrán.

El subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR dijo que en ese caso, después de un análisis de lo que dejó investigado el último procurador, Raúl Cervantes, en octubre del 2017, y que había asegurado que se encontraba lista para ser presentada ante los tribunales, se hizo una revisión y se objetó la forma que pretendía Odebrecht zanjar los presuntos actos ilícitos en que incurrió.

Sobre las acusaciones de presuntos actos ilícitos electorales o financiamiento ilegal que documentó el INE sobre el partido Movimiento de Regeneración Nacional, de Andrés Manuel López Obrador, en el caso de los damnificados, Elías Beltrán, como encargado del despacho de PGR, comentó que aún no le han sido puestos los elementos y cuando se haga se definirá si va a la Fepade o la Fiscalía de Delitos Federales de la Procuraduría.

En entrevista radiofónica en Por la Mañana, el funcionario puntualizó que la investigación sobre Odebrecht “no está parada sino que la Subprocuraduría Jurídica, tras una revisión, consideró solicitar más elementos en el extranjero, en otros países se hicieron acuerdos reparatorios, en México aún no, pero no se aceptará darle nuevos contratos para que pague como se hizo en otros países latinoamericanos”.

Agregó “nosotros lo que buscamos es una reparación del daño”.