El presidente Felipe Calderón Hinojosa rechazó que la detención de Gregorio Sánchez tenga fines de carácter político por tratarse de un candidato al gobierno de Quintana Roo, y lamentó que eso pueda generar una 'tensión' de carácter político o confrontación entre partidos.

'Lo lamento en serio, sin embargo la obligación de la autoridad es actuar conforme a la ley', expresó al tiempo de subrayar que la PGR no puede 'hacer distingos o excepciones por razones de carácter electoral o político'.

El mandatario expuso que el caso de Gregorio Sánchez se puso en conocimiento 'en los mejores términos' de la dirigencia del PRD, 'precisamente para evitar que fuera interpretado de una manera distinta a la aplicación de la ley, que es fundamentalmente la obligación del Estado'.

En una rueda de prensa conjunta con el primer ministro canadiense Stephen Harper, en el Parlamento de Canadá, anotó que la acción sobre Gregorio Sánchez, como en cualquier otro caso, está debidamente fundamentada en la ley y orientada a fortalecer el Estado de derecho.

Recordó que la ejecución de una orden de aprehensión en contra de Sánchez obedece a las evidencias, indicios y testimonios en poder de la autoridad y que fundamentan los cargos.

Hizo notar que el hoy candidato no sólo ha sido acusado por la oficina del procurador General de la República, sino también esos cargos, indicios y esas evidencias han sido valoradas por un juez, 'quien obsequió la orden de aprehensión.

En torno al caso de Diego Fernández de Cevallos, Calderón Hinojosa indicó que la PGR decidió abrir 'un espacio' para que la familia pueda realizar las acciones que considere pertinentes para preservar la vida del ex senador.

Aclaró que 'ese espacio está dentro de lo que la ley posibilita a las autoridades, lo cual no implica, de ninguna manera, renunciar a sus obligaciones legales (de la PGR)'.

/doch