Los mayores sindicatos de Sudáfrica llamaron a sus trabajadores a protestar en los partidos de México en el Mundial de futbol, a fin de llamar la atención sobre lo que denominaron el régimen fascista de ese país y el trato dado a un líder gremialista mexicano.

México, que abrió su campaña en la Copa del Mundo con un empate 1-1 contra el anfitrión Sudáfrica, se medirá con Francia en Polokwane el 17 de junio y ante Uruguay en Rustenburg el 22 de junio por el Grupo A.

Ambas ciudades están en el cinturón minero del norte de Sudáfrica y miembros de la NUM y de otros sindicatos cercanos instaron a protestar en los partidos, sobre todo con pancartas, dijo Komane.

El objetivo principal es enviar un mensaje, no interrumpir (los partidos) , dijo Oupa Komane, secretario general adjunto del Sindicato Nacional de Mineros (NUM, por sus siglas en inglés), en una conferencia de prensa.

El Mundial, el primero que se disputa en territorio africano, ha estado en su mayoría libre de protestas políticas, mientras algunos grupos de trabajadores locales han amenazado con interrumpir el espectáculo deportivo para presionar por salarios más altos.

Una declaración conjunta del NUM y otros sindicatos, que reúnen unos dos millones de miembros, también convocó a una marcha hacia la embajada de México en Pretoria el 28 de junio, en apoyo al líder sindical de la minería mexicana Napoleón Gómez.

Gómez Urrutia está acusado por el Gobierno mexicano de retirar millones de dólares en cuentas bancarias privadas.

El sindicalista huyó a Canadá en el 2006 después de ser derrocado como líder de los mineros, pero sus partidarios dicen que el Gobierno orquestó su caída para instalar un sustituto de mayor cooperación.

Desde entonces ha sido reelecto, pero el Gobierno de México se niega a reconocer su posición.

La declaración del NUM calificó de falsos los cargos de corrupción y dijo que era vital para todos los trabajadores unirse contra el ataque continuo y el terror desatado por el régimen mexicano fascista y contrarrevolucionario .

Los sindicatos de Sudáfrica fueron una importante fuerza impulsora en la lucha contra el apartheid y a pesar de que el régimen de segregación racial impuesto por la minoría blanca terminó en 1994, siguen siendo una fuerza social muy potente.

Los sindicatos exigen un alza del 18% de sus sueldos y amenazaron con una huelga esta semana de hasta 16,000 trabajadores por las utilidades de la compañía energética Eskom, una medida que podría afectar el suministro de energía durante la Copa del Mundo.

La semana pasada, cientos de policías federales mexicanos apoyados por helicópteros terminaron una huelga de tres años en la mina de cobre más grande del país, enfureciendo a los sindicatos mineros.

/doch