El de ayer no es el único robo que han perpetrado en la Casa de Moneda en tiempos recientes. En el 2017 se suscitó otro caso, en el que a través de la compra simulada de productos, por parte de delincuentes, se habría despojado a la institución de casi 5 millones de pesos.

De acuerdo con un documento del que El Economista tiene copia, entre abril y mayo del 2017, la Casa de Moneda señalaba a un banco de no haber abonado el monto de las ventas realizadas en terminales punto de venta de su propiedad, por un importe de más de 4.8 millones de pesos.

Sin embargo, dicho banco declaró improcedentes las reclamaciones, dado que argumentó que dichas operaciones fueron reversadas (echadas para atrás o canceladas) por un usuario válido, utilizando claves de acceso que supuestamente eran de uso confidencial de la Casa de Moneda.

Fueron 80 las operaciones reclamadas (aunque no se especifica en el documento de qué productos) por un monto total de 4 millones 878,415 pesos. Se realizaron 25 de estas operaciones en la sucursal de Pabellón Altavista, y 55 en la de Paseo de la Reforma, donde este martes se suscitó el atraco armado a la Casa de Moneda de México por un monto cercano a 50 millones de pesos.

El modus operandi

De acuerdo con el documento, el modus operandi de los delincuentes en este caso fue el siguiente: realizar diferentes operaciones (adquisición de productos en las sucursales referidas de la Casa de Moneda) con diferentes tarjetas de débito (de tres bancos) con firmas tanto electrónicas como autógrafas, y utilizando identificaciones falsas.

Sin embargo, una vez adquiridos los productos, el banco propietario de las terminales punto de venta acreditó que las operaciones fueron canceladas unos 15 minutos después, mediante la utilización de claves que supuestamente eran de uso exclusivo de Casa de Moneda, a través de banca electrónica. De esta manera, se realizaron 67 reversas y 13 devoluciones.

Es decir, una vez que los presuntos defraudadores habían realizado las transacciones que parecían reales, con claves de supuesto uso exclusivo de la Casa de Moneda cancelaban las transacciones para que no se vieran reflejadas en los estados de cuenta, y así hacerse de productos valiosos sin haber erogado un peso a favor de la entidad pública.

En este caso, de acuerdo con la información concentrada en el documento referido, estuvieron involucradas al menos tres personas que realizaron las operaciones en la Casa de Moneda.

Este caso se suscitó un año antes de que se concretaran los hackeos a los sistemas de conexión al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), en abril y mayo del 2018, en el que a través de transacciones hormiga se robó alrededor de 300 millones de pesos a ciertos bancos.

Se llevan centenarios

Este martes se registró el robo de aproximadamente 50 millones de pesos en centenarios de la Casa de Moneda, ubicada en Paseo de la Reforma y Río Sena, alcaldía Cuauhtémoc, confirmó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

El titular de la SSC, Jesús Orta, detalló que alrededor de las 10:30 de la mañana hombres armados ingresaron al edificio, y después de desarmar al guardia de seguridad se dirigieron a la bóveda, de donde robaron 1,500 centenarios.

 

A través de un comunicado, la SSC informó que declararon ante la Agencia del Ministerio Público dos empleados y el guardia de seguridad.

La secretaría reportó que se daba seguimiento a través del Centro de Comando y Control respecto de los responsables, de quienes ya se tienen imágenes proporcionadas por el gerente de la tienda y que se colaboraba con la Fiscalía General de la República.

Cabe destacar que, de acuerdo con datos abiertos de Ciudad de México, la alcaldía Cuauhtémoc es la segunda demarcación con mayor incidencia delictiva, después de Iztapalapa. (Con información de Marisol Velázquez)