La Casa Blanca lamentó hoy "profundamente" la muerte de un niño mexicano en la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza.

"El gobierno de Estados Unidos toma muy en serio este tipo de incidentes y las autoridades federales han empezado una investigación meticulosa de las circunstancias que llevaron a su muerte", dijo el vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mike Hammer.

En un comunicado, el portavoz precisó que el presidente Barack Obama ha sido informado del incidente ocurrido el martes anterior.

"Lamentamos profundamente la muerte de Sergio Adrián Hernández", dijo Hammer, quien puso de relieve "el entorno difícil y a menudo peligroso" en el que se desempeñan los agentes.

"Pedimos mucho de ellos. Respetamos los servicios que prestan y también les exigimos altos estándares de conducta", puntualizó.

Los comentarios de Hammer precedieron los dichos del procurador general, Erick Holder, quien calificó el incidente como "extremadamente lamentable".

"Permítanme expresar nuestro sincero pesar por la pérdida de la vida del joven de 14 años. Fue extremadamente lamentable", señaló Holder.

El procurador formuló sus declaraciones a reporteros en una conferencia de prensa en la que anunció el arresto de más de dos mil narcotraficantes vinculados con cárteles mexicanos.

"Tenemos intereses compartidos y pienso que en eso nos enfocamos y es lo que mantendrá fuerte a esta relación", indicó Holder, quien añadió que el FBI encabeza las pesquisas sobre la muerte del menor.

México presentó una queja formal por la muerte del joven ocurrida el pasado lunes en las inmediaciones del Puente Internacional Paso del Norte, en Ciudad Juárez, Chihuahua, localidad fronteriza con El Paso, Texas.

/doch