El aumento en el tráfico de metanfetamina en la frontera norte indica un cambio en la dinámica y relación entre los cárteles de Sinaloa, La Familia Michoacana, del Golfo y Los Zetas, además de una probable dificultad de conseguir cocaína de América del Sur, reveló la firma estadounidense de inteligencia global, Stratfor.

La Federación de Sinaloa y La Familia Michoacana tienen historias de producción de metanfetamina en gran escala en Sinaloa, Durango, Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero. La mayoría de esta sustancia producida por estos cárteles es contrabandeada hacia el norte, cruzando la frontera a California y Arizona, explicó esta firma a través del reporte Un cambio en las estrategias de los cárteles .

La investigación detalla que en de la frontera de Texas las tendencias a largo plazo de las incautaciones de metanfetamina indican que esta droga se mueve con menos frecuencia y en cantidades más pequeñas que otro tipo de sustancias. Sin embargo, recientemente ha habido una recuperación constante en el tamaño y la frecuencia de los envíos de metanfetamina a la frontera de este estado de la Unión Americana, específicamente en la sección de Laredo a Brownsville, una sección controlada principalmente por el Cártel del Golfo y Los Zetas.

Se quintuplica la producción

Desde mediados de febrero, 661 kilogramos de metanfetaminas han sido presuntamente incautados por aplicación de la ley de Estados Unidos entre Laredo y Brownsville, mientras que el total reportado en la misma zona durante los últimos tres meses del 2010 fue de 137 kilogramos, lo que muestra un aumento de casi cinco veces, precisó Stratfor.

Con esta zona controlada principalmente por dos cárteles que no suelen vincularse a la distribución de metanfetamina, Stratfor considera que un aumento tan significativo puede indicar un cambio en la dinámica del cártel en la zona.

El Cártel de Sinaloa tiene presencia en la región en apoyo del Cártel del Golfo. Nos inclinamos a creer que Sinaloa se ha beneficiado de la asociación y dispersó a cantidades mucho mayores sus productos básicos de alto valor a la parte baja del Valle del Río Grande. Si éste es el resultado de un acuerdo con el Cártel del Golfo o una toma abierta, aún está por verse , se lee.

Cabe destacar que la plaza de Nuevo Laredo ha sido un bastión zeta desde hace varios años. Con cerca de 256 kilogramos de metanfetamina incautados desde mediados de febrero, empezamos a preguntarnos si Sinaloa ha cooptado algunos activos zetas en la zona o si Los Zetas están incrementando uno o más superlaboratorios para aumentar los ingresos en el área .

La recuperación también puede ser una indicación de que los carteles del Golfo y Los Zetas están teniendo dificultades para conseguir la cocaína de América del Sur y han tenido que diversificar sus líneas de productos con el fin de mantener el flujo de efectivo, expuso esta organización experta en temas de seguridad y geopolítica.

En el caso de Nuevo Laredo, también existe la posibilidad de que Los Zetas aliados de la costa del Pacífico como el Cártel de Pacífico Sur, ahora mueven productos a través de su territorio.

[email protected]