El futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, salió esta noche tranquilizar al mercado financiero, luego de registrarse una caída estrepitosa en los indicadores de la Bolsa Mexicana de Valores.

En la oficina de transición del presidente electo, Urzúa hizo varios compromisos, entre ellos revisar con todos los actores las iniciativas presentadas en el Congreso para limitar el cobro de comisiones por parte de los bancos.

Se comprometió a que el nuevo gobierno no usara la reservas internacionales del Banco de México para financiar el gasto social, y garantizó la estabilidad macroeconómica.