Algunos altercados ocurrieron el sábado 18 de enero en la frontera entre Guatemala y México cuando buscaban cruzarla varios cientos de migrantes, en su mayoría hondureños, pero fueron interceptados por elementos de la Guardia Nacional.

Personas que ingresaron a Guatemala desde Honduras en los últimos días parte de una caravana más grande que aún avanza, han estado llegando a la frontera mexicana, probando la determinación de México para atender la demanda de Estados Unidos de contener los flujos de migrantes.

Autoridades guatemaltecas dijeron que unas 4,000 personas habían llegado al país centroamericano en los últimos días.

Se trata de la mayor oleada de personas desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, hizo que Guatemala, Honduras y El Salvador firmaran acuerdos migratorios que aumentaron la presión sobre ellos.

Tras esperar en un puente en la ciudad fronteriza guatemalteca de Tecún Umán, algunos migrantes comenzaron a empujar insistentemente antes de ser contenidos por efectivos de la Guardia Nacional, quienes cerraron el cruce fronterizo y trataron de calmar al grupo.

Un testigo de Reuters dijo que el orden se restableció rápidamente.

Según medios locales, algunos pocos migrantes lograron cruzar una puerta antes de ser cerrada.

Los migrantes, una mayoría de los cuales partió la noche del martes 14 de enero desde la hondureña San Pedro Sula, habían llegado este sábado por la mañana al puente internacional Rodolfo Robles, sobre el río Suchiate.

"Queremos pasar, sólo queremos seguir para adelante", se escuchaba desde la multitud, que insistió para que dejaran pasar a todo el contingente.

Foto: Reuters
Desde el 2019 México desplegó a miles de efectivos de la Guardia Nacional para contener la masiva migración hacia Estados Unidos. Foto: Reuters

Sin embargo, otros tantos aceptaron las condiciones de las autoridades y comenzaron a ingresar al recinto migratorio del lugar en grupos de 20 personas.

En ese punto de la frontera de México con Guatemala se mantiene el despliegue de la Guardia Nacional y de agentes migratorios, cuyo refuerzo dispuso el viernes el gobierno mexicano ante el avance de la caravana formada por unas 3,000 personas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el viernes 17 de enero que su gobierno está pendiente de la llegada de la caravana migrante a la frontera sur de su país, donde aseguró que hay empleos, albergues y atención médica.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo recientemente que a los migrantes de la caravana que salió de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, no se les otorgaría visas o salvoconductos para transitar libremente por territorio mexicano.

Desde el 2019 México desplegó a miles de efectivos de la Guardia Nacional para contener la masiva migración hacia Estados Unidos, una decisión para aliviar presiones de ese país que ha sido criticada por organizaciones civiles.

Human Rights Watch acusó el martes en su informe anual que México infringe los derechos humanos de los migrantes que transitan por su territorio.

Con información de Reuters y AFP.

kg