La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) estuvo ausente en el primer debate presidencial; si acaso se tocó el tema fue en el contexto de otras agendas, como medio ambiente o desarrollo de las empresas, pero no de manera explícita, coincidieron especialistas.

El tema (la RSE) se tocó de manera superficial y no explícito. Donde más estuvo presente en el contexto de otras agendas fue en el discurso de Gabriel Quadri (Panal) y luego en el de Josefina Vázquez Mota (PAN) , consideró Gustavo López Montiel, profesor Investigador del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey, campus ciudad de México.

De acuerdo con el investigador, el candidato presidencial del Panal fue quien logró el discurso más articulado al respecto, al abordar la creación de empresas y la importancia de que éstas no sólo generen empleos, sino que operen de manera responsable.

Isabel Studer Noguez, directora del Instituto Global para la Sostenibilidad, consideró que la falta de un abordaje explícito en el tema se abordó a través de temas como la economía verde y la sustentabilidad, y coincidió en que Gabriel Quadri fue quien tuvo la mejor propuesta al respecto.

Quadri habló de ciudades sostenibles y reordenamiento territorial, de reorientar los subsidios del campo para hacer un sistema agrícola sostenible y de reorientar también los subsidios de los combustibles al fomento de energías renovables , mencionó.

PAN CARECE DE VISIÓN INTEGRAL

Los especialistas consultados coincidieron en darle el segundo lugar en materia de la RSE a la candidata panista, Josefina Vázquez Mota.

Josefina planteó la eliminación de las cuotas obrero-patronales y la construcción de nuevos esquemas de seguridad a partir de una colaboración distinta entre empresas, trabajadores y gobierno, así abrió la vertiente a la responsabilidad social , aseguró Gustavo López.

Para Isabel Studer, la panista hace mucho énfasis en la participación de la Iniciativa Privada, pero carece de una visión integral de la sostenibilidad y propone lugares comunes y la continuidad de las mismas políticas, como introducir normas de reducción de emisiones en sector transporte y propuestas de reforestación.

LOS DE ATRÁS...

En el último lugar, los dos investigadores consultados por El Economista ubicaron a Andrés Manuel López Obrador y a Enrique Peña Nieto, los candidatos de las izquierdas y del PRI, respectivamente.

López Obrador liga el crecimiento económico a la idea de un impulso que debe dar el Estado a través de programas sociales gubernamentales, mientras que Peña Nieto sí sustenta el crecimiento económico en la participación privada, pero se enfoca en los temas macroeconómicos, dejando de lado los micro, donde entran las pymes y gran parte de la responsabilidad social , consideró el académico.

Studer agregó que ambos candidatos se quedan en generalidades y no dicen cómo lograrán sus objetivos en materia de sustentabilidad.

alejandra.aguilar@eleconomista.mx