Los cambios de gobierno federal y Distrito Federal obligaron a la búsqueda de transformar las instituciones de prevención y persecución del delito; sin embargo, también es detonante de la violencia en el Estado de México y capital del país, aunque el verdadero diagnóstico lo deben dar a conocer autoridades estatales y federales, estimaron expertos a El Economista.

Alberto Islas, experto en Seguridad Nacional; Alejandro Hope, responsable de temas de Seguridad del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), y Arturo Argente, director del Departamento de Derecho del Tecnológico de Monterrey, comentaron que la problemática sobre violencia en la capital y zona conurbada debe ser vista, eso sí, de manera estructural.

Alberto Islas aseguró que en el Edomex se pueden analizar dos cuestiones: que en la zona colindante con Michoacán se llegó al momento de recolectar las cosechas de marihuana y amapola , lo que ocurre todos los años en esta temporada y que lleva a contabilizar la cantidad de droga que se debe entregar, comerciar y cobrar.

Para él, el factor económico es esencial en la entidad del país más poblada, donde las negociaciones y compromisos de venta de drogas tanto en el Estado de México y DF son comunes, pero donde puede haber disputas por no pagar lo pactado .

El segundo punto, expuesto por Alberto Islas, es que hubo cambios y ajustes de los responsables en combatir ese delito a nivel federal y la capital del país, incluida la Central de Abastos, donde la compraventa y negociaciones de cargamentos antes estuvo controlada por Raymundo Collins, hoy funcionario capitalino de Miguel Ángel Mancera.

Alejandro Hope y el doctor Arturo Argente coincidieron en que se trata de disputas entre traficantes de drogas con grupos distribuidores.

El especialista del Imco dijo que son conflictos de narcomenudeo y que las ejecuciones del 85 hasta el mes de enero de este año se encuentran dentro del rango, porque los reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública rondan entre 100 y 120 al mes desde el año pasado.

Por su parte, Arturo Argente, consideró que la violencia en municipios mexiquenses se debe a la disputa de grupos criminales con el cártel de La Familia Michoacana, que predomina en la zona.

[email protected]