El presidente Felipe Calderón, los gobernadores y el IFE firmaron un protocolo de seguridad de cara a las elecciones del 1 de julio. El documento garantiza protección a los candidatos y autoridades electorales, y tranquilidad para que los ciudadanos acudan a las urnas.

El Presidente argumentó que los criminales han buscado incidir en los procesos electorales y las autoridades deben dar respuestas contundentes.

En el marco de la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, recordó que la delincuencia se ha inmiscuido hasta el punto de asesinar, en el 2010, al candidato a Gobernador de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, además de que 28 alcaldes fueron asesinados en cinco años y candidatos de todas las filiaciones políticas han sido presionados por delincuentes.

LEJOS DE LAS METAS

La reunión del Consejo fue de las menos debatidas. Sólo intervinieron dos gobernadores y se presentaron los avances en seguridad; no obstante, el Presidente dijo que se debe acelerar el paso para cumplir la ruta crítica establecida (...) para tener policías confiables a más tardar a inicios del 2013 (...). No estamos alcanzando las metas mensuales y a ese ritmo no lograremos el objetivo .

Además, exhibió que más de 170 elementos de las unidades antisecuestro no aprobaron los exámenes de control de confianza y siguen en funciones.