El presidente Felipe Calderón se reunió ayer con los nueve consejeros electorales para revisar los avances del convenio para proteger el proceso.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, expuso las acciones del gobierno federal para procurar un ambiente de seguridad, informó la Presidencia en un comunicado.

Más tarde, en entrevista, el consejero Marco Baños indicó que la reunión duró poco más de hora y media.

Una reunión muy cordial. El Presidente expresó respeto al Instituto Federal Electoral (IFE). Dijo que como Jefe del Estado mexicano le interesa un proceso electoral democrático, donde los candidatos participen en condiciones de equidad y eso me parece un buen mensaje .

Precisó que el Presidente ofreció al IFE acatar todas las resoluciones para requerir seguridad para la jornada electoral del 1 de julio.

El Presidente dijo que él no participa en el proceso electoral, que incluso ha ordenado que se bajen los portales de las dependencias, porque no quiere contrariar las normas.

Simplemente expresó interés por mantenerse fuera del proceso electoral y me parece que en la medida que los gobernantes, empezando por el Presidente, no estén metidos en el proceso, éste será más equitativo , comentó Baños.

politica@eleconomista.com.mx