El presidente Felipe Calderón se presentó en el Congreso de Estados Unidos donde presumió el festejo del Bicentenario y afirmó que México fue el primer país en conseguir su libertad de la esclavitud.

Con una ovación de pie que duró cinco minutos por parte de los congresistas estadounidenses, el mandatario mexicano mantuvo su postura en la guerra contra el crimen organizado y aseguró que su gobierno no cederá ante la amenaza de los grupos criminales.

Esta es una batalla que tenemos que librar porque el futuro de nuestras familias está en juego , dijo.

El Presidente hizo un recorrido por los logros de su gobierno en la lucha y dio cifras del número de armas decomisadas, así como de las capturas de narcotraficantes, sin embargo hizo un exhorto al Congreso de EU para que se impongan restricciones de armas que llegan a nuestro país.

"Estamos cumpliendo nuestra responsabilidad. Estados Unidos también está ayudando, apreciamos la aprobación de la iniciativa Mérida. Sin embargo, hay un asunto en el que México necesita la cooperación de ustedes".

"Que quede claro, yo respeto y admiro la Constitución de Estados Unidos y entiendo que el propósito de la Segunda Enmienda es que sus ciudadanos puedan defenderse, pero créanme muchas de estas armas no van a las manos de estadounidenses rectos, miles terminan en las manos de criminales", afirmó el mandatario.

En una sesión conjunta del Congreso, solicitó que consideren la restitución de la "Assault Weapons Ban", que fue derogada en 2004 y que prohibía la venta de armas de alto poder.

"Hoy en día estas armas están siendo utilizadas por los criminales no sólo para atacar a bandas rivales, sino también a civiles y autoridades. Y con todo respeto nada garantiza que estas armas no serán utilizadas algún día para atacar a los ciudadanos y autoridades estadounidenses", advirtió.

"Hemos confiscado 75,000 armas, incluyendo armas de asalto en 5 años y más del 75% hemos podido rastrear su origen hacia Estados Unidos".

Ley Arizona

El presidente Calderón se refirió también a la ley antiinmigrante en Arizona, a la que calificó como claramente racista y se declaró en total desacuerdo con su decreto.

Cada migrante es un padre que quizá no vean a sus hijos. Estamos luchando por sus derechos estamos trabajando duro por México y por sus familias , sentenció.

Calderón Hinojosa aclaró que respeta a cada país y las leyes que crean contra los migrantes, sin embargo urgió a los congresistas a trabajar sobre el tema para reducir la migración y convertir este fenómeno en un orden legal .

Estoy totalmente en desacuerdo con la ley adoptada recientemente en Arizona, es una ley que no solo ignora la realidad, sino que introduce un ideal terrible , dijo.

/doch