Toronto.- El presidente Felipe Calderón llamó a los líderes del G-20 a hacer de la cumbre que se realizará en diciembre en Cancún, Quintana Roo, 'un parteaguas' en la lucha de la humanidad contra el cambio climático'.

En el desarrollo de los trabajos de los líderes de las 20 economías más importantes del mundo, el Ejecutivo mexicano advirtió que las dificultades de la economía global no deben desviar la atención de un problema que no le dará al mundo una segunda oportunidad: el calentamiento global.

El mandatario instó a todos los líderes del G-20 a traducir su voluntad política en avances concretos de cara a la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-16), en especial en la ronda de negociaciones que habrá en agosto.

Calderón explicó que en las consultas informales de cara a la cumbre de Cancún se han ido produciendo resultados, como el establecimiento de un nuevo mecanismo para facilitar la transferencia de tecnología sustentable de los países desarrollados a aquellos en desarrollo.

En materia de deforestación y degradación de suelos, mencionó que se han identificado recursos financieros y proyectos concretos que beneficiarán a países en desarrollo, y resaltó que en este rubro México logró un apoyo financiero de Noruega.

Entre los resultados alcanzados, el presidente Calderón comentó la creación por la Organización de las Naciones Unidas (OPU) de un grupo asesor de financiamiento a mediano y largo plazos, encabezado por los primeros ministros de Etiopía y Noruega.

Explicó que este grupo evidencia el consenso que empieza a surgir sobre la necesidad de contar con mecanismos financieros adecuados para hacer frente a la lucha contra el cambio climático.

El presidente de México también se refirió a uno de los aspectos centrales de la negociación de cara a la cumbre de Cancún, relativa a la reducción de misiones de gases de efecto invernadero.

Explicó que los países desarrollados necesitan mostrar un compromiso más firme para reducir sus emisiones de manera significativa, en un mecanismo que sea vinculante, mientras que las naciones en desarrollo deben avanzar en sus respectivas acciones de mitigación con esfuerzos que sean medibles.

Calderón Hinojosa exhortó a que los países centren su atención en tres áreas de negociación durante el tiempo que falta para la realización de la Cumbre sobre el Cambio Climático: fondos de arranque rápido, mitigación e incorporación de los avances dentro del proceso de Naciones Unidas.

De acuerdo al compromiso establecido en la cumbre anterior, celebrada en Copenhague, algunos países desarrollados como Japón, Estados Unidos y otros pertenecientes a la Unión Europea, han anunciado su compromiso de destinar recursos financieros para que las naciones en desarrollo inicien sus acciones de reducción de gases en los próximos tres años.

Asimismo recomendó que los avances logrados fuera del marco de las negociaciones sean incorporados dentro del proceso de Naciones Unidas, como es el caso del financiamiento y la reforestación.

apr