El presidente Felipe Calderón se divide como Jefe de Estado y jefe de partido. Ayer, continuó las reuniones con panistas para hablar de la reestructuración del PAN.

Luego de la derrota electoral, Calderón ha platicado con panistas de Sonora, Morelos, Guanajuato, Veracruz y Jalisco.

Además de los encuentros en Los Pinos, el Presidente aprovecha sus giras para hablar de la refundación, mientras el dirigente nacional, Gustavo Madero, hace lo propio en otros estados.

De cara al Consejo Nacional del albiazul, el 11 de agosto, Calderón ha planteado que no es momento para que Madero renuncie al partido como hizo Germán Martínez. También ha destacado que se necesitan mejores procesos de selección de candidatos.

Las perspectivas panistas sobre la participación de Calderón varían. Para Fauzi Hamdan, el Presidente es la mejor figura para ello, porque conoce el partido y hubo situaciones que, estoy seguro, ha lamentado en un plan de autocrítica .

El exsenador Diego Fernández de Cevallos consideró a Calderón como un activo del PAN , pero el senador electo Javier Corral reprochó que la batuta la tomara el Jefe del Ejecutivo federal.

Mientras, se prevé que el Presidente siga con las reuniones.

tania.rosas@eleconomista.mx