El presidente Felipe Calderón Hinojosa dio a conocer que en Guatemala reclamó a la secretaria de Estado de la Unión Americana, Hillary Clinton, por la muerte de un mexicano en Tijuana y exigió castigo a los culpables.

El mandatario escribió un breve texto en su cuenta de Twitter en el que dio a conocer el reclamo que hizo a Clinton, durante la Conferencia sobre Seguridad en Centroamérica en la que participaron con los presidentes de las seis naciones de la región.

"En Guatemala reclamé a la secretaria Clinton la muerte de un mexicano en Tijuana. Exigí castigo a los culpables", escribió el Ejecutivo federal, quien esta tarde volvió a la ciudad de México tras participar en el encuentro efectuado en Guatemala.

PIDEN A FBI INVESTIGACIÓN

La FBI debe investigar la muerte de un mexicano, que recibió un disparo de parte de un patrullero fronterizo, a quien presuntamente le arrojó una piedra desde México, demandó hoy uno de los mayores grupos legales de Estados Unidos.

"No podemos permitir que las autoridades continúen utilizando la fuerza letal contra personas que pueden aventar piedras", indicó el director de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en el sur de California, Kevin Keenan.

En declaraciones a Notimex, Keenan indicó que el caso del mexicano José Alfredo Yáñez, ocurrido la noche del martes, debe ser investigado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Señaló que el caso de Yáñez es uno de los muchos ocurridos en los últimos seis años a lo largo de la frontera en el condado de San Diego, California, "con desproporcionado uso de fuerza" por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Por su parte, Ernie Herbert, teniente de la policía de San Diego, confirmó que tras el incidente la Patrulla Fronteriza informó que había disparado contra una persona en la frontera, a donde fueron enviados oficiales la noche del martes.

Mientras que la versión de la Patrulla Fronteriza a la policía señala que tres inmigrantes habían saltado el muro metálico y se encontraron en California con un agente de migración, que pidió refuerzos.

A la escena se presentó un segundo oficial y dos de los tres migrantes lograron regresar a la ciudad mexicana de Tijuana, pero un tercero discutía con el primer agente.

En ese momento, uno de los dos mexicanos que había regresado a Tijuana tomó una piedra y amenazó con arrojarla para evitar que arrestaran a su compañero.

Aunque no está claro si el inmigrante arrojó la piedra, la Patrulla Fronteriza asegura que ante las amenazas, el primer agente que se encontraba en el lugar disparó varias veces contra el migrante, quien falleció debido a que recibió un tiro en la cabeza.

APR