El Instituto Federal Electoral (IFE) aseguró que su resolución de que el presidente Felipe Calderón violó la Constitución es un llamado para que el Ejecutivo reconsidere su conducta. Legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) consideraron que con el IFE se prestigia y los exconsejeros urgieron a que el Congreso desaparezca el llamado velo presidencial .

El consejero Francisco Guerrero opinó que, si bien no existe sanción legal contra el Ejecutivo federal, lo cierto es que el presidente Calderón tiene la obligación moral de reconducir su actitud.

Es una llamada de alerta al señor Presidente a efecto de que no intervenga en el proceso electoral, pero no sólo a él, sino también a los jefes de los poderes ejecutivos estatales (gobernadores). Esperaría de parte del Madatario que actúe con el carácter de Jefe de Estado que lo caracteriza , manifestó el Consejero.

Por su parte, los coordinadores del PRI y del PRD en el Senado, Manlio Fabio Beltrones y Carlos Navarrete, se congratularon del fallo del Consejo General del IFE, pues consideraron que con esa determinación la autoridad electoral se prestigia como garante del actual proceso electoral.

Es importante que el IFE, con sus atribuciones, esté siempre atento a que la contienda se conduzca de la forma más adecuada. Y sanciones como éstas, sustentadas en derecho, lo visten de prestigio , dijo Beltrones.

Carlos Navarrete indicó: Que el PRI no se duela ahora de que no se le pueden fincar responsabilidades legales al Presidente; ellos se negaron a respaldar la propuesta del PRD de abrir la posibilidad en la Constitución de que el Presidente sea sujeto de sanción .

El exconsejero electoral Marco Antonio Gómez Alcantar expuso que el IFE no ha querido ir más allá y sancionar al Presidente en su carácter de militante .

Consideró que si bien el Ejecutivo federal es un miembro distinguido de su partido, como militante debe de tener algún tipo de responsabilidad .

El también exconsejero Virgilio Andrade Martínez manifestó que hay una referencia en el 2008, cuando el Consejo General del IFE sancionó al Presidente de la República, pero el Tribunal Federal Electoral lo exoneró.

Sin embargo, el hecho de que se destaque que el Presidente de la República volvió a violar la Constitución como lo hizo en el 2010 ya constituye un avance en términos de equilibrios constitucionales y de poder , manifestó.

jmonroy@eleconomista.com.mx