Al presidente Felipe Calderón nada le impediría acudir el próximo viernes a la inauguración de la justa mundialista de futbol para presenciar el encuentro entre la selección mexicana y su contrapar de Sudáfrica.

El artículo 88 de la Constitución de nuestro país concede al Presidente de la República la autorización para salir del país, ya sin solicitar permiso al Congreso, aunque ello no lo exime de informar mediante un escrito –en este caso a la Comisión Permanente- sobre las actividades que realizará en Sudáfrica.

Dicho artículo constitucional además señala que si la salida del país por parte del Presidente es por menos de siete días, no tiene la obligación de solicitar permiso al Congreso.

El Presidente de la Republica podrá ausentarse del territorio nacional hasta por siete días, informando previamente de los motivos de la ausencia a la Cámara de Senadores o a la Comisión Permanente en su caso, así como de los resultados de las gestiones realizadas. En ausencias mayores a siete días, se requerirá permiso de la Cámara de Senadores o de la Comisión Permanente , precisa el artículo 88 de la Carta Magna.

La encuesta que realizó la víspera la Presidencia de la República para conocer si la ciudadanía observaba positivamente que Calderón viajara a Sudáfrica, así como la confirmación de la visita de Calderón que hizo el domingo el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, despertó las críticas del PRI y PRD en el Congreso.

En esas cosas anda el gabinete del presidente Calderón, cuando el país está en el desastre, en todo, casi en todo y por supuesto en seguridad pública con más razón , aseguró el vicecoordinador del PRD en el Senado, Silvano Aureoles.

El diputado del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, dijo que la visita de Calderón a Sudáfrica sería sólo un acto de cortesía, porque no va a tener ninguna influencia en el marcador (del partido inaugural) y no tiene tampoco ninguna influencia en la determinación técnica .

El 29 de agosto del 2008 entró en vigor una reforma aprobada por senadores y diputados, la cual eximió al Presidente de la República de pedir permiso a los legisladores para salir del país, ya que ello se prestaba a disputas entre el gobierno y la oposición, como ocurrió en noviembre del 2006, cuando el PRI y PRD negaron al entonces presidente Vicente Fox su última gira como mandatario a Australia y a Vietnam para la reunión de la APEC.

jmonroy@eleconomista.com.mx

apr