El presidente mexicano, Felipe Calderón, agradeció el lunes a su homólogo estadounidense, Barack Obama, su "valiente" decisión de suspender las deportaciones de jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos con menos de 16 años.

"Quisiera agradecer personalmente y en nombre de la nación, en nombre de todos los mexicanos, al presidente Barack Obama, por su valiente decisión", afirmó Calderón en un encuentro bilateral previo a la reunión del G20 que arranca este lunes en Los Cabos .

" Nos parece un acto de justicia, un acto humanitario y un acto sin precedentes, a nuestro juicio, en esta materia", expresó el jefe de gobierno mexicano, presidente de turno del G20 y anfitrión de la cumbre de este grupo de países desarrollados y emergentes.

La medida, anunciada por Washington el pasado viernes, afecta a aquellos jóvenes que hayan residido en Estados Unidos en los últimos cinco años y estén inscritos en la escuela, demuestren que se han graduado de secundaria u otro certificado similar o sean veteranos con honores.

Calderón celebró que esta nueva política, que se prevé pueda beneficiar a más de 800,000 personas, de los que según un estudio del Pew Hispanic Center 60% serían mexicanos, "establezca una situación clara y de certidumbre para ellos".

"Estoy seguro, muchas familias seguramente agradecerán en los Estados Unidos" este "acto de justicia", sostuvo.

En Estados Unidos viven unos 11.5 millones de indocumentados. Bajo la presidencia de Barack Obama se ha deportado una cifra récord, más de un millón, en los últimos tres años.

mac