Artemio Ortiz, secretario general de la CNTE, consideró que las reformas al Artículo 3 Constitucional y al Servicio Profesional del Magisterio son instrumentos contra la educación pública y los derechos laborales del magisterio.

En un comunicado, opinó que la profesionalización del maestro, al pasar de un contrato colectivo a uno individual, es la desprotección total del empleo .

Según él, de esa manera se ajusta el sistema de formación de nuestros niños y jóvenes a la política de la continuación de la concentración de capitales en una reducida élite de empresarios .

Expuso que al pretender elevar a rango constitucional la evaluación, como elemento que regirá el ingreso, permanencia, promoción en el empleo y el salario, se presenta una cortina de humo con los programas de formación docente, incentivos y estímulos.

Consideró que el Servicio Profesional del Magisterio planteará las nuevas reglas del juego laborales e individualizadas, con la consecuencia jurídica que implica para todos los trabajadores.

A su juicio, se busca realizar la transición jurídica laboral de eliminar el Contrato Colectivo en la educación para pasar a un contrato individual, hoy inconstitucional, regido por punitivas evaluaciones.