La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urgió sean atendidas las recomendaciones hechas al gobierno por organismos internacionales en materia de tortura, así como las formuladas en el ámbito nacional por el sistema de protección de derechos fundamentales.

Expuso que la práctica de la tortura deja graves y profundas huellas, además de que representa un retroceso en el estado de derecho.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el organismo nacional recordó la entrega al Senado de la República del su proyecto de Ley General de Tortura, mismo que está armonizado con estándares internacionales y la nueva normativa nacional en derechos humanos.

En este sentido llamó a los legisladores a aprobar a la brevedad la normativa, ya que resulta trascendental, en estos momentos, la expedición de la ley general con los cimientos de la uniformidad en cuanto al tipo penal de tortura y de los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes .

Además, dijo, de su punición y atención específica que conlleve la sensibilización de los servidores públicos en actuación apegada a derecho.

La comisión manifestó que el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura continuará fortaleciéndose a fin de mejorar las condiciones de respeto a los derechos humanos de las personas detenidas.