La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respaldó la labor del defensor de los derechos fundamentales, Raymundo Ramos, luego de ser víctima de “criticas, señalamientos y amenazas” tras su labor en la búsqueda de personas desparecidas en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“Los señalamientos e intentos de criminalización buscan desviar la atención de lo verdaderamente preocupante: la desaparición de personas en distintas regiones del país, muchas veces atribuida a corporaciones de seguridad del estado”, dijo.

Ramos, director del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, ha dado cuenta del al menos 30 casos de personas desaparecidas en este municipio de enero a mayo de este año, y en alguno de ellos se ha señalado la presunta participación de elementos de la Secretaría de Marina (Semar).

El organismo nacional refirió que los ataques buscan asociar la defensa de los derechos humanos de las víctimas y sus familiares con la protección de delincuentes, y en algunos casos vinculándolos directamente con la delincuencia organizada.

“Estas acciones intimidatorias se han incrementado en los últimos días e incluso han incluido a servidores públicos de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, particularmente a Karla Irasema Quintana Osuna, directora general de la Asesoría Jurídica Federal de dicha institución”, refirió.