A raíz del nuevo atentado que sufrió la activista chihuahuense Norma Andrade, de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, el ombudsman nacional, Raúl Plascencia, instruyó a recabar la queja por estos hechos y brindar la atención necesaria tanto a ella como a sus familiares.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que visitadores adjuntos acudieron al nosocomio en el que Andrade se encuentra hospitalizada por heridas de arma punzocortante en el Distrito Federal.

Indicó que también se han solicitado medidas cautelares a la Secretaría de Gobernación con el objetivo de garantizar la seguridad e integridad de la víctima y evitar que sufra un nuevo atentado, de acuerdo con un comunicado del organismo.

Recordó que el 2 de diciembre del año pasado la CNDH solicitó al gobierno de Chihuahua medidas cautelares para garantizar la seguridad de la defensora de derechos humanos, quien sobrevivió a un ataque por arma de fuego en Ciudad Juárez.

"La Comisión Nacional hace un llamado para erradicar la impunidad y llevar a cabo acciones contundentes que garanticen las condiciones de seguridad y prevención para que el trabajo de esta población no se vea amenazado", instó.

Por otra parte, el capítulo mexicano de Amnistía Internacional (AI) demandó a las autoridades del país dar protección a la activista Norma Andrade, quien fue atacada este viernes.

Amnistía Internacional cree que la activista social está en inminente peligro y llama a las autoridades mexicanas a cumplir su deber de proveerle de una efectiva protección que incluya el hospital donde ha comenzado a ser tratada', informó en un comunicado.

Norma Andrade recibió una herida en el rostro provocada por un arma punzocortante que le ocasionó un desconocido cuando llevaba este viernes a su nieta a la escuela.

Después del incidente, la activista fue trasladada a un hospital bajo fuertes medidas de seguridad donde es atendida de sus lesiones y se toma declaración para dar con el responsable.

El 12 de diciembre de 2011, en un supuesto intento de robo, la activisa fue baleada en calles de Ciudad Juárez, y fue internada en la Clínica 66 del IMSS de esa ciudad, tres días después ella pudo abandonar esa ciudad rumbo al Distrito Federal, donde radica ahora.

De acuerdo con la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, en sus primeras declaraciones ministeriales Andrade manifestó que desconoce los motivos de la agresión y las características físicas de su atacante.

Amnistía Internacional recordó que desde 2008 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó medidas de protección para cuatro integrantes de Nuestras Hijas de Regreso a Casa, las cuales obligan a las autoridades mexicanas a garantizar su seguridad.

apr