La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), emitió una recomendación a Arturo Núñez Jiménez, Gobernador del Estado de Tabasco, por dos casos de violencia obstétrica, en el Hospital Comunitario de Nacajuca, y General de Macuspana. En ambas situaciones las mujeres perdieron al producto de la gestación.

La CNDH dirigió la recomendación 44/2015 para que el Gobernador repare el daño a las víctimas, con una indemnización, rehabilitación, atención médica y psicológica. También recomendó que se diseñen e impartan cursos de capacitación y formación en materia de derechos humanos, con perspectiva de género, dirigidos al personal de clínicas, hospitales y centros de salud de las jurisdicciones sanitarias de Nacajuca y Macuspana, enfocados a evitar y prevenir la violencia obstétrica.

Dotar a los Hospitales relacionados en estos casos, de personal capacitado y suficiente para atender de manera eficaz y oportuna, los requerimientos de atención y servicios médicos en las diversas áreas que los conforman.

En el primer caso, la mujer de 40 años de edad, con 35 semanas de gestación, acudió el 29 de abril de 2014, al Hospital Comunitario de Nacajuca, ya que presentaba malestares y no percibía movimientos fetales en su vientre.

Aunque contaba con cita abierta al Área de Urgencias, tuvo que esperar porque los médicos de turno estaban ocupados. El médico familiar que la revisó, le practicó una valoración rutinaria y le indicó que los signos vitales de ella y del bebé se encontraban dentro del rango normal. Por la tarde, volvió al nosocomio y en Urgencias se le revisó, detectándose anomalías en el latido cardiaco fetal, por lo que se le indicó un ultrasonido obstétrico.

La mujer acudió a un médico particular para que se le practicara el ultrasonido obstétrico, de cuyo resultado se desprendió que el producto de la gestación presentaba sufrimiento fetal. Para no retardar su atención en el Hospital Comunitario, se trasladó al Hospital Regional de Alta Especialidad Dr. Gustavo A. Rovirosa Pérez , donde fue valorada y no se percibió la frecuencia cardiaca fetal y se detectó la pérdida del producto de la gestación.

En el segundo caso, la menor de 16 años cursaba un embarazo de 13 semanas y tuvo sangrado vaginal, así como dolor abdominal, por lo que el 6 de mayo de 2014 se presentó en el Hospital General de Macuspana. El personal médico le prescribió algunos medicamentos y la práctica de un ultrasonido, el cual no fue posible llevar a cabo, pues el personal se había retirado del nosocomio.

1.-La mujer continuó sangrando y el dolor fue más intenso, por lo que a las 18:00 horas del día siguiente regresó al nosocomio y, no obstante que se trataba de una urgencia, el personal médico le refirió que debía esperar su turno. Varias horas después fue atendida, le practicaron un ultrasonido en el que se percataron que había perdido al producto de la gestación.

mfh